jueves, 13 de diciembre de 2018

Boca cierra el ciclo de Guillermo Barros Schelotto

El idilio entre Guillermo Barros Schelotto y Boca Juniors terminó, según medios argentinos. La detonante para la salida del Mellizo y su hermano Gustavo fue la derrota ante River Plate (3-1) por la Copa Libertadores, disputada el domingo pasado en el Santiago Bernabéu. El revés, le costó el título y el puesto al mando del equipo xeneize.

En días pasado se especuló que el presidente del club, Daniel Angelici y Guillermo habían llegado a un acuerdo para dar continuidad a los mellizos; sin embargo, en las últimas horas el vínculo se rompió. Su contrato formal termina el 31 de diciembre, pero como las competiciones formales ya finalizaron este año su salida se adelantó.

En los dos años y medio que estuvo al mando de Boca, Guillermo dirigió 117 partidos, ganó 63, empató 31 y perdió 23. Fue campeón de los torneos locales de las temporadas 2016/17 y 2017/18. Esos éxitos no fueron suficientes para sostenerlo en su cargo, pues la caída en la final de la Libertadores caló hondo.

Llevó a Lampe

Guillermo fue el principal responsable para que Carlos Lampe llegue a vestir la camiseta del equipo argentino. Tras la lesión de Esteban Andrada hubieron varios candidatos, pero el mellizo le dio el visto bueno al boliviano.

Video Riquelme con pollo Vignolo tras la final: "No perdimos con Guardiola, agradezco a Boca por la final"

Angelici tiene pensado ofrecerle a Riquelme un puesto en Boca

No hizo “leña del árbol caído”, como suele decirse en estos casos. Juan Román Riquelme rompió ayer el silencio luego de la derrota de Boca ante River por la Superfinal de la Copa Libertadores, y optó por recalcar el hecho de que el club del que es ídolo e hincha llegó a la definición y pudo haberla ganado, en lugar de profundizar en las críticas.

“Tampoco me vendan que el otro equipo es una maravilla. Tiene un grandísimo jugador como Nacho Fernández, que es un jugador diferente. El partido iba a los penales si no nos expulsaban un jugador -por Barrios-. Tampoco pensemos que nos ganó Guardiola, no nos cagaron a bailes”, dijo en Fox Sports Radio. Incluso, se animó a recordar el descenso de River a la B Nacional: “No es lo mismo jugar un partido por ganar una Copa que uno por no descender. Me parece que es mucha la diferencia. Es difícil opinar porque nosotros nunca tuvimos que estar en ese lugar, ni vivimos esa situación. Espero que nunca nos toque”.

La posición adoptada por el ex enganche cayó bien en la dirigencia, que está analizando cómo continuar a futuro. Y la decisión del presidente Daniel Angelici y su Comisión Directiva es abrirle una puerta, más allá de que haya coqueteado con presentarse como candidato a titular del Xeneize de cara a las elecciones que se celebrarán en 2019. “Le van a ofrecer que colabore desde algún lado”, es la frase que echaron a correr.

Más allá de que se está definiendo el futuro de Guillermo Barros Schelotto (su vínculo termina el 31/12, pero cabe la posibilidad de que Angelici le ofrezca continuar, más allá de la danza de candidatos), Riquelme aún no tiene carnet de entrenador, por lo que ese rol queda descartado. Sin embargo, Boca está buscando reflotar el cargo de mánager. Y allí podría encajar. El primer candidato para dicha función es Nicolás Burdisso, con quien el Tano tiene una reunión pendiente. Ese espacio lo supo ocupar el ex zaguero Juan Simón.

Si Román no acepta el primer ofrecimiento, ya sea porque no lo siente o porque la responsabilidad o exposición es importante, otra opción es integrarlo como parte de una secretaría técnica, o que actúe como asesor, para apuntar futuras incorporaciones o ayude a amalgamar el diálogo entre las inferiores y la Primera. ¿Accederá Riquelme?

Por lo pronto, lo seguro es que en 2019 tendrá su despedida como futbolista en la Bombonera. “Pasó mucho tiempo desde que me retiré y soy honesto, pensé en que no lo iba a hacer. Pero quiero ver a la gente de Boca, quiero vivir un momento más con los hinchas. No sé si a mitad del próximo año, en octubre o en noviembre, pero de ahí no pasa. Dejaré que pasen las Fiestas y comunicaré cuándo será el partido. Necesito entrar a la Bombonera, estar con la gente y sentir el cariño de los hinchas. Los extraño un montón, tengo ganas de ponerme los cortos, los botines y entrar al patio de mi casa. El partido se hace sí o sí”.

River tuvo su primera práctica en Al Ain

El plantel de River se entrenó por primera vez en Emiratos Árabes Unidos. Los futbolistas comandados por Marcelo Gallardo cambian el chip de la Superfinal de la Copa Libertadores obtenida ante Boca y se mentalizan de lleno en el Mundial de Clubes de Abu Dhabi.

El “Millonario” trabajó en el Al Ain Training Center con miras al encuentro del próximo martes, que marcará su debut en el certamen que se celebrará en Abu Dhabi. El rival saldrá del cruce entre Esperance Túnez y Al Ain, que se enfrentarán este sábado desde las 13:30 hora argentina.

Marcelo Gallardo diagramó una práctica liviana, con tareas regenerativas y de activación. La idea del cuerpo técnico es que los futbolistas se recuperen del largo viaje, sumado al gran esfuerzo físico en la Superfinal ante Boca, y que de a poco se vayan aclimatando en su nuevo destino.

En lo que respecta al parte médico, Ignacio Scocco afronta la última etapa de su recuperación de la lesión en el gemelo derecho sufrida hace tres semanas, mientras que Gonzalo Montiel ya superó las dolencias que le impidieron terminar el juego ante el “Xeneize” en Madrid. El Madrid no llega en su esplendor y es la máxima motivación para River para ir por el título.

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Se inicia Mundial de Clubes con River y el Madrid favoritos

Al Ain y Wellington dan hoy el pistoletazo de salida a la decimoquinta edición del Mundial de Clubes de la FIFA, torneo en el que los campeones de Europa y de la Conmebol, Real Madrid y River Plate, parten como cabeza de cartel.

El equipo español lo encara sumido en las dudas de su discreto juego y dificultades ligueras, pero con la ambición de sumar su tercera corona consecutiva y convertirse en el conjunto más laureado del torneo.

El Real Madrid encabeza el palmarés de la competición con tres coronas, empatado con el Barcelona, una más que el Corinthians brasileño, último equipo sudamericano que pudo con la hegemonía europea. A estas les añade las tres Copas Intercontinentales, torneo originario que enfrentaba a los campeones europeo y sudamericano.

El conjunto que dirige el argentino Santiago Solari pretende poner de nuevo un broche de oro a un año en el que agrandó su historia con el decimotercer cetro europeo en el que se le escapó, ante el Atlético de Madrid, la Supercopa continental, por entonces dirigido por Julen Lopetegui, que no pudo resistir en el cargo por el deficiente inicio en LaLiga.

Como está fijado en el reglamento de competición el Real Madrid no entrará en competición hasta la semifinal, al igual que el River Plate, que aún celebra la consecución de su cuarta Copa Libertadores tras ganar precisamente en el Santiago Bernabéu en la vuelta de la final a su eterno rival, Boca Juniors.

El ‘Millonario’ de Marcelo Gallardo se hizo con el título continental al vencer por 3-1 un partido que comenzó perdiendo y que desequilibró en la prórroga la calidad del colombiano Juan Fernando Quintero.

Vuelve a un torneo en el que hace tres años perdió, ya bajo la dirección de Gallardo, la final ante el Barcelona (3-0) de Luis Enrique Martínez en el estadio Internacional de Yokohama, donde sentenciaron el argentino Leo Messi y el uruguayo Luis Suárez, este con un doblete.

Recuerda el conjunto argentino días de gloria cuando, bajo la batuta de Héctor Todolfo Veira, ganó la Copa Intercontinental en 1986 al imponerse al Steaua Bucarest en el Olímpico de Tokio (1-0) con un tanto del uruguayo Antonio Alzamendi. Una década después perdió ante el Juventus de Marcello Lippi por el mismo marcador con un gol en el último tramo de Alessandro del Piero.

Como el Real Madrid, River Plate está a la espera de conocer el nombre de su rival. Será el superviviente de dos partidos previos.

El anfitrión Al Ain, ganador de la Liga local y debutante en el Mundial de Clubes, se jugará hoy una plaza en ‘cuartos’ ante el Wellington neozelandés, en el Hazza Bin Zayed Stadium de Al Ain City. El ganador se encontrará el sábado ante el Esperance tunecino, campeón africano, y el que venza será el rival de River Plate en la primera semifinal el martes 18 de diciembre en Al Ain City.

Por el otro lado del cuadro el Real Madrid tan solo tiene que aguardar un partido, el que dirimirán el sábado el Kashima Antlers y las Chivas de Guadalajara, los campeones de la Champions asiática y de la CONCACAF.

El Guadalajara se ganó el derecho tras superar en la final de la Champions de la CONCACAF al Toronto canadiense tras una tanda de penaltis, en tanto que el Kashima Antlers se proclamó por primera vez campeón asiático ante el correoso Persepolis iraní.

Hace dos años el equipo japonés, que ahora dirige Go Oiwa, ejerció de anfitrión, se plantó en la final y forzó la prórroga, pero acabó sucumbiendo (4-2) ante el Real Madrid y el acierto del portugués Cristiano Ronaldo.

Ahora presenta un equipo al menos igual de competitivo, crecido por su título asiático. El ganador de este enfrentamiento tendrá como oponente al Real Madrid en la segunda semifinal, el miércoles 19, ya en el Zayed Sports City Stdium de Abu Dabi.

El campeón River Plate parte rumbo a Dubái



River Plate abandonó Madrid ayer rumbo a Dubái (Emiratos Árabes), donde a partir del 18 de diciembre disputará el Mundial de Clubes tras su reciente triunfo en la Libertadores.

El equipo millonario, que ha permanecido concentrado en la capital de España desde el jueves 6 para disputar la final de la Libertadores frente a Boca Juniors en el Santiago Bernabéu, fue despedido a la salida del que ha sido su cuartel general, el hotel "Eurostars Madrid Tower", por un reducido grupo de aficionados.

martes, 11 de diciembre de 2018

Marcelo "Napoleón" Gallardo, el líder de River que no deja de hacer historia

Marcelo Gallardo no se cansa de hacer historia en River Plate.

Tras ganarse el cariño de los hinchas en su etapa como jugador se sentó en el banquillo y convirtió al "millonario" en una máquina de ganar títulos, sobre todo internacionales.

Antes de que Gallardo se convirtiera en entrenador, River Plate tenía cinco títulos internacionales: las Copas Libertadores de 1986 y 1996, la Intercontinental de 1986, la Supercopa de 1997 y la Interamericana de 1987.

Desde su llegada al banquillo de River, el club ganó seis títulos internacionales: la Copa Libertadores de 2015 y de 2018, la Recopa Sudamericana de 2015 y 2016, la Copa Sudamericana de 2014 y la Suruga Bank de 2015.

La conquista de la Copa Libertadores, este domingo en Madrid a expensas de su más enconado rival, Boca Juniors, ha dejado a Gallardo con nueve títulos y lo tornan en el entrenador más exitoso de la historia del club junto a Ramón Díaz.

Sin embargo, de los nueve campeonatos de Díaz, solo dos son internacionales.

Contando su etapa como jugador y como técnico de River, suma 17 títulos, cinco menos que Ángel Labruna, el ídolo máximo del club.

Gallardo, conocido como ´el muñeco´, en los últimos años se hizo conocer como ´Napoleón´ por su astucia para ganar las "batallas", especialmente los duelos de eliminación directa.

El entrenador, de 42 años, rechazó varias ofertas para dirigir en el exterior y rechazó públicamente ser considerado como un posible seleccionador de Argentina porque tiene diferencias con los actuales directivos de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

El presidente de River Plate, Rodolfo D´Onofrio, y el director deportivo, el uruguayo Enzo Francescoli, aseguraron este domingo, tras la consagración en Madrid, que Gallardo continuará en 2019.

Como todo buen líder, Gallardo forjó un equipo de trabajo que incluso puede funcionar sin él al mando.

En Madrid, el segundo entrenador, Matías Biscay, tuvo que hacerse cargo del equipo porque Gallardo estaba suspendido.

El resultado ya es conocido: victoria por 3-1.

Biscay también tuvo que dirigir el partido de ida de la final que se jugó en la Bombonera y que terminó igualado 2-2.

Los dos partidos en los que el cuerpo técnico cumplió sin él en el banquillo, no son la excepción, sino la regla.

Biscay lo reemplazó en ocho partidos, de los cuales ganó cinco y empató tres.

La próxima "batalla" de ´Napoleón´, tras conquistar la capital española, será el 18 de diciembre en los Emiratos Árabes Unidos.

Ese día River Plate debutará en las semifinales del Mundial de clubes ante el ganador del partido que enfrentará al Esperance de Túnez, campeón africano, y al vencedor de la eliminatoria previa entre el Al Ain local y el Wellington neozelandés.

En la otra semifinal están el Real Madrid, que enfrentará al Kashima Antlers japonés o el Guadalajara mexicano. Si River Plate gana este torneo, Gallardo superará a Díaz como el entrenador más ganador de River Plate y se acercará un poco más a Labruna, el, por lo menos hasta ahora, ídolo máximo del club.

Boca regresó a Buenos Aires en silencio

Los jugadores de Boca Juniors regresaron ayer en silencio a Argentina tras perder la final de la Copa Libertadores en Madrid ante su clásico rival River Plate y comenzarán sus vacaciones ya que no tienen partidos previstos hasta enero de 2019.

Los subcampeones de América llegaron al aeropuerto bonaerense Ministro Pistarini, ubicado en Ezeiza, ayer a mediodía y no hablaron con la prensa.

El centrocampista Fernando Gago, quien este domingo se retiró lesionado, no se subió al autobús junto a sus compañeros y se fue primero en un auto particular.

Ningún hincha del Xeneize se acercó al aeropuerto a recibir al equipo, que volverá a los campos recién el año que viene.

Boca Juniors jugará el último fin de semana de enero ante Newell’s Old Boys por la Superliga argentina.

Sin embargo, antes deberá disputar dos partidos adeudados: uno ante San Martín de San Juan, que lucha por mantener la categoría, y otro ante Atlético Tucumán, que es tercero con 28 puntos.

Estos encuentros todavía no fueron programados.

En la liga local, el Xeneize es quinto con 24 puntos, a doce del líder Racing Club, que tiene 36 unidades.

Lo más probable es que el entrenador Guillermo Barros Schelotto no renueve su contrato y que Boca Juniors tenga un nuevo técnico en estos encuentros.

Medios de prensa digitales, como el periódico deportivo Olé, publicó una nota donde hace referencia a los nombres que surgieron en las últimas horas como candidatos a conducir al equipo más popular de Argentina.

Los rumores vinculan a Gabriel Heinze, Gustavo Alfaro y Antonio “Turco” Mohamed como candidatos a dirigir Boca.

Los dos primeros se encuentran trabajando en clubes de ese país. Heinze es técnico de Vélez Sarsfield, mientras que Alfaro dirige a Huracán. El único de estos tres que está libre es Mohamed, quien recientemente se desvinculó del Celta de Vigo español, debido a que los resultados no acompañaron al mencionado entrenador, quien anteriormente tuvo un paso exitoso por el fútbol mexicano.

River Plate, por su parte, se quedó en Madrid y viajará desde allí directamente a los Emiratos Árabes Unidos para disputar el Mundial de Clubes.

EFE y EL DIARIO

Gago se rompió el tendón de Aquiles

El volante de Boca, Fernando Gago, sufrió la rotura del tendón de Aquiles derecho en la final de la Copa Libertadores que conquistó River, informó el club xeneize a través de Twitter.


Es la tercera vez que Gago se rompe el tendón jugando ante River en menos de cuatro años y la cuarta lesión de gravedad que sufre en ese tiempo.
“Parte médico: Fernando Gago: Rotura tendón de Aquiles derecho. #FuerzaFernando”, publicó Boca. /EFE

Pratto: “Me van a tener que echar”

Lucas Pratto será intocable en River por muchos años. Cuestionado hasta hace poco, por el precio de compra (11.500.000 euros al San Pablo), hasta había perdido el puesto. Sus dos goles a Boca en la serie de la final lo dejan instalado en el altar para los hinchas millonarios.



“Estoy muy feliz acá. Se lo dije a mucha gente. Se lo dije a la dirigencia, me van a tener que echar para que me vaya de River”, dijo Pratto. /Olé

Tras la final, algunos levantaron los brazos, otros besaron la lona

Terminaron los fastos de este exotismo que fue trasladar la final de la Copa Libertadores a España. Dentro del resultado deportivo hubo quien levantó los brazos y quien besó la lona. Y en los escritorios, también hubo ganadores y perdedores. Y quien salió hecho.

Alejandro Domínguez: El estropicio que impulsó en Núñez forzando a que el partido suspendido se jugara lo antes posible, quedó empatado. Hizo un negocio económico formidable para la Conmebol y no dejó fuera a River y a Boca. Como la final salió bien, ensanchó la espalda ante la FIFA.

Florentino Pérez: Quedó como un magnifico anfitrión, a la altura de la historia del Real Madrid que preside. Colgó una medalla en las vitrinas de su club y quedó como embajador del fútbol español. No se sabe si también tuvo influencia económica y si el Madrid obtuvo rédito económico.

La Liga: Co-organizó el partido con la Conmebol. Y salió redondo. No hubo una mancha en lo deportivo. Ganó en imagen y le sirve para expandirse como referente en el mundo. Tiene proyectado jugar Girona-Barcelona en Miami el 6 de enero, aún en litigio con la Federación. Tiene un buen argumento con el impacto publicitaria del River-Boca.

España y Madrid: Como país reforzó los vínculos históricos con Argentina. La capital dio muestra de su capacidad para garantizar seguridad a un evento que venía precedido de tambores de guerra. Y Madrid recogió alrededor de 20 millones de euros de ganancia por la llegada de público durante el fin de semana.

Marcelo Gallardo: Segunda Libertadores en cuatro años. Esta, nada menos que ante Boca. Incuestionable para el hincha de River. No haber ganado un torneo local no es una deuda sino un próximo objetivo. Ahora es más apetecible para clubes del exterior.

Rodolfo D’Onofrio: Puede jactarse de que lleva la Copa a los hinchas, aún en las peores condiciones. No tuvo margen para negociar la localía y debió aceptar la mudanza. El triunfo borra todo. Y es un espaldarazo si quiere lanzarse a la política.

Guillermo Barros Schelotto: Le tocó perder en la apuesta más importante. Puede pasar. No debería ser evaluado por la final del Bernabéu, solamente, pero seguro que pesará en forma adversa.

Daniel Angelici: Perdió por nocaut. Se le rebeló el plantel. Declarar una cosa con firmeza y debió aceptar otra, superado por la relación de fuerzas con el Conmebol. Esas circunstancias previas, el 1-3 y el crecimiento de un río paralelo a su gestión en la boca del gobierno político para el año que le queda por mandato.

Chiqui Tapia: Presidente de la AFA. En la cena de gala en el restaurante del Real Madrid dijo que se abstuvo en la votación que decidió traer la final a España. Por lo bajo, las dirigencias de River y de Boca lo acusan de haberle dejado servido el negocio a Domínguez, Pérez y a los intereses de la TV que emitía la final.

Lucas Pratto: Costó 12 millones de dólares, una fortuna para el mercado argentino. Lo que se acaba de hacer en las dos finales con las palabras clave en la Bombonera y el Bernabéu.

Leonardo Ponzio: Cierra un ciclo estupendo en River, club al que regresó cuando el equipo jugaba en la B Nacional. Se corona como capitán del campeón de la Libertadores.

Esteban Andrada: Símbolo de una situación que terminó en derrota. No confiaban en Rossi y lo trajeron para la Copa. Por su lesión ante Cruzeiro no pudo jugar la ida en la que Rossi anduvo muy bien. En el Bernabéu tuvo un fallo clave que derivó en el gol de Quintero. No perdió él la Copa, pero es el reflejo del momento de Boca.

Nahitan Nandez: Cuestionado porque juega menos de lo que pone, en la final dejó la vida y fue ejemplo para un grupo que en algunos pasajes dio muestras de flaqueza anímica. Si alguien no tiene nada que reprocharse, es el uruguayo.

Mauro Zárate: Dejó al club que lo formó y en el que era muy querido, seducido por jugar (y ganar) la Copa. No pudo ser campeón, responsabilidad repartida con todo el grupo. De las dos finales solo jugó unos minutos en la ida, en el Bernabéu no fue tenido en cuenta.

Marcelo Gallardo “Ahora la exigencia es la de ganar el Mundial de Clubes”

“Por todo lo que vivimos, regalarle esta victoria al hincha de River fue una caricia y un abrazo al corazón. Fue para todos los hinchas que no pudieron tener la posibilidad de ver a su equipo en su estadio. Después de tantas cosas vividas, sabíamos que estábamos ante la posibilidad de brindarle esto a todos los hinchas de River”, manifestó Marcelo Gallardo en su primera entrevista pública -a Radio Rivadavia- tras la consagración en Madrid.

“Siempre hay cosas para pensar. No se termina acá, esto continúa. El hincha de River va a exigir ganar en Abu Dabi, y cuando volvamos, ganar un partido de verano y conformar un buen plantel para lo que viene”, agregó el Muñeco que ya entregó la lista de 23 futbolistas para afrontar la competencia y mañana encabezará el grupo que partirá rumbo a Emiratos.

El Muñeco, quien estuvo obligado a observar el partido desde un palco del estadio Santiago Bernabéu a causa de la suspensión que arrastraba, resaltó: Este es uno de los momentos más felices, por lo que representó para todos. Y por el significado que tiene para todos los hinchas, esto es algo imborrable y eterno”.

Sobre los 120 minutos de esta superfinal, Gallardo opinó: “Sabíamos que juego iba a proponer Boca: esperando y tratando de aprovechar el contragolpe. Aunque no pensamos que se iban a resguardar tanto. De entrada hubo muchos nervios y poca precisión, en los dos equipos. Un Boca cerrado nos provocó fallar en los pases. Insistimos y en el segundo tiempo nos pusimos en partido, con el primer gol que fue un golazo. Sabíamos que teníamos que seguir insistiendo, que se nos iba a dar”.

“Estar o no el banco es algo anecdótico, porque somos un grupo de trabajo y yo me siento parte de este grupo. Venimos trabajando con una fuerza muy grande”, afirmó. Y hasta bromeó: “Ya me estoy acostumbrando”.

En esta entrevista radial, al día siguiente de la gran consagración, el técnico de River no reveló si la decisión del ingreso de Juan Fernando Quintero la tomó él o Matías Biscay. “Estamos en momentos de mucha susceptibilidad, por eso no quiero ahondar en quién hizo el cambio. Como entrenador cuando se inicia el partido uno no tiene mucho para hacer, salvo ajustar algunas cositas que tienen que ver con el desarrollo”, contó.

Gallardo se refirió a su colega Guillermo Barros Schelotto: “No somos amigos pero tenemos una relación de habernos enfrentado como futbolistas, más allá de que cada uno defiende sus colores. Al final del partido lo saludé. Soy consciente del dolor que causa una derrota y soy respetuoso. Le di la mano y le hice un comentario”.

River festejó en Madrid antes de ir Abu Dabi

La Copa Libertadores conquistada en el Santiago Bernabéu frente a Boca Juniors ha dejado una resaca triunfal en el conjunto porteño, que disfruta este lunes de una jornada tranquila de descanso antes de marcharse el martes de Madrid rumbo a Abu Dabi, dónde disputará el Mundial de Clubes.

La celebración por el título fue larga para River Plate y se extendió durante gran parte de la madrugada del domingo al lunes en una sala de fiestas de la capital a la que acudieron los jugadores con familiares y amigos.

Aún así, el mismo hermetismo que ha rodeado a River Plate desde su llegada a Madrid el pasado 6 de diciembre se sigue manteniendo. Desde que aterrizaron en la capital española solo abrieron a la prensa uno de sus entrenamientos, el entrenador no atendió a medios de comunicación en la víspera y su agenda se fue filtrando con cuentagotas en las redes sociales.

Los que sí celebraron en las calles de Madrid el título de Copa Libertadores fueron los aficionados de River Plate en la Puerta del Sol, centro neurálgico de la capital española.

Antes de emprender rumbo a Abu Dabi el martes para disputar el Mundial de Clubes, los jugadores de River Plate disfrutan en Madrid de un día tranquilo para estar en compañía de familia y amigos.

Los candidatos a dirigir Boca si Guillermo Barros no sigue

La semana pasada, Carlos Bocanegra, director deportivo del Atlanta United, y Darren Eales, presidente de la franquicia campeona de la Liga de Estados Unidos, estuvieron en Buenos Aires. La misión: buscarle un reemplazante a Gerardo Martino, el director técnico que dejó una huella indeleble en el club. Y Guillermo Barros Schelotto, quien no aceptó una conversación formal hasta que pasara la Superfinal de la Copa Libertadores, es el favorito a ocupar un lugar en el banco. El Mellizo tiene historia en la MLS: fue campeón como futbolista en el Columbus Crew. Y su vínculo con Boca vence el 31 de diciembre.

La dirigencia del Xeneize conoce al dedillo el panorama. Por eso, tras el duro golpe que sufrió el elenco de la ribera al caer 3-1 frente a River en la puja por la corona de América, no habrá una búsqueda pública de entrenador hasta que se resuelva el futuro de Guillermo. Al que no ven cerca de la Bombonera.

En consecuencia, en el seno de la Comisión Directiva comenzó el juego de nombres, que responde a un contexto: a fines de 2019 hay elecciones. Y el espacio político que encabeza Daniel Angelici entiende que, para continuar al comando del club (más allá de que el Tano no volverá a postularse) debe redondear un año con títulos para dejar atrás el mal paso en Madrid. Y la principal etiqueta que necesita un aspirante para entrar en la nómina de candidatos es “que tenga personalidad”.

En la CD piensan que es un ítem clave para manejar un plantel repleto de figuras y egos. Creen que Guillermo mostró mano firme para conducir algunas situaciones (por ejemplo, el caso Tevez, cuando no lo vio en condiciones de ser titular), pero no mostró la misma convicción en otros (Fernando Gago). Así, dicha condición, por caso, está por encima del estilo de juego que ostenta, como se podrá apreciar en la nómina.

LOS “PREFERIDOS” DE ANGELICI, PERO IMPOSIBLES

En Boca saben que, más allá del debate, la decisión final pasará por las manos de Angelici. El presidente tiene dos nombres que encabezan su lista de preferidos, pero comprende que son “imposibles” en este momento. Uno es Alejandro Sabella. El ex entrenador de Estudiantes y la Selección en el Mundial de Brasil 2014 siempre estuvo muy bien conceptuado por el Tano. De hecho, propuso su nombre como mánager del combinado nacional una vez que la AFA definió la salida de Jorge Sampaoli. Pachorra viene de superar una enfermedad y, si bien está mejor y se lo vio en varios eventos del Pincha, en Boca no saben si se encuentra al 100% para asumir el desafío.

Otro nombre que “le encanta” a Angelici es Jorge Almirón. Tanto él como el presidente Mauricio Macri lo nombraron para conducir a la Selección. Sin embargo, tras su paso por Atlético Nacional de Medellín, recibió la oferta de San Lorenzo y la aceptó. Está ocupado, con apenas cuatro partidos -tres empates y una derrota- al frente del equipo. Una puerta que se cerró.

LOS “POSIBLES”

Gustavo Alfaro es un nombre que siempre gustó. Incluso, en su momento, hubo quienes lo vieron como el “sucesor” de Carlos Bianchi. Lechuga, de 56 años, es el director técnico de Huracán, uno de los animadores de la Superliga (está cuarto, a 11 puntos del líder Racing). Y le ven carácter y un perfil de juego “a lo Boca”, como el que impuso en su momento Julio César Falcioni, quien hubiera sido candidato si no fuera por su estado de salud. Aparece entre los que corren con más chances. ¿Se irá del Globo ante una oferta de este calibre? Un puente: Angelici tiene buena relación con Alejandro Nadur, titular del club de Parque Patricios.

Antonio Mohamed tuvo su primera experiencia en el fútbol español con el Celta: no le fue como en su exitosa carrera en México y permaneció en Vigo apenas siete meses. De 48 años, con un pasado como futbolista de Boca, sus chances crecieron en las últimas horas. En Argentina tuvo buenas etapas en Independiente (ganó la Copa Sudamericana) y en Huracán, el club con el que está identificado (ascendió a Primera).

Gabriel Heinze enamora a la Comisión Directiva desde el juego que impuso en Argentinos y en Vélez, con una identidad definida, apuesta por el material de inferiores. Con 40 años, exhibió personalidad fuerte, aunque a veces eso le valió enfrentamientos con los medios, un tema sensible en el mundo Boca. Difícil que, por estilo de conducción, acepte dejar al Fortín con el proyecto a mitad de camino. En el Xeneize, además, saben que, de elegirlo, le tienen que dar “la suma de todo el poder” en lo futbolístico.

Miguel Ángel Russo, de 62 años, aparece más atrás en la consideración, pero no hay que descartarlo. Campeón de la Libertadores con Boca en 2007, con un Riquelme brillante, viene de superar un cáncer de próstata y de cerrar su ciclo en Millonarios de Colombia, donde ganó dos títulos.

Tras las experiencias de Rodolfo Arruabarrena y Guillermo Barros Schelotto, la opción de un ídolo del club está algo relegada. De todos modos, algunos directivos abonan a la posibilidad. En ese tren, Martín Palermo es el nombre que más suena. Viene de dirigir en Unión Española de Chile y tiene a Roberto Abbondanzieri como ayudante de campo. Alberto Márcico, por su parte, propuso a Blas Giunta como candidato, pero, más allá del cariño, no entraría en la lista.

¿LOS TAPADOS?

La juventud le juega en contra a Sebastián Beccacece, conductor del sorprendente Defensa y Justicia y ex ayudante de campo de Jorge Sampaoli, quien fue promovido por Daniel Angelici para que dirigiera la Selección. Pero gusta. Y hay quien sugirió el nombre de Luis Felipe Scolari, quien viene de ser campeón con Palmeiras del Brasileirao y tuvo palabras elogiosas hacia el Xeneize cuando quedó eliminado en semifinales de la Copa Libertadores.

Un día después del River-Boca



LESIONADO. El centrocampista de Boca Juniors Fernando Gago, de 32 años, sufrió la rotura del tendón de Aquiles derecho durante la final de la Copa Libertadores que conquistó River Plate, informó ayer el club a través de su cuenta de Twitter.

EN CASA. Los jugadores de Boca Juniors regresaron ayer en silencio a Argentina tras perder la final de la Copa Libertadores en Madrid ante su clásico rival River Plate y comenzarán sus vacaciones ya que no tienen partidos previstos hasta enero de 2019.

DESCANSA. La Copa Libertadores conquistada en el Santiago Bernabéu frente a Boca Juniors dejó una resaca triunfal en el conjunto porteño, que disfrutó ayer de una jornada tranquila de descanso antes de marcharse hoy, martes, de Madrid rumbo a Abu Dabi, donde disputará el Mundial de Clubes.

SE QUEDA. El presidente de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, confirmó ayer que el entrenador del club “millonario”, Marcelo Gallardo, “va a continuar con su trabajo” tras conquistar la Copa Libertadores.

River Plate presenta una lista de 23 sin sorpresas para Mundial de Clubes

River Plate, ganador de la Copa Libertadores frente a Boca Juniors en el “Santiago Bernabéu”, acudirá al Mundial de Clubes que se disputará en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) con una lista de 23 futbolistas en la que no hay sorpresas y la principal ausencia es la del defensa Luciano Lollo, lesionado.

La lista de convocados, difundida por la FIFA tras comunicarla oficialmente River Plate, incluye como tercer portero a Enrique Bologna, recuperado de la lesión en la rodilla izquierda que le obligó a pasar por el quirófano en octubre.

En la convocatoria no está Luciano Lollo (lesión), ni tampoco los jóvenes Cristian Ferreira y Santiago Sosa.

River se pondrá rumbo a Abu Dabi el martes desde Madrid, después de disfrutar de un día libre en la capital española.

El conjunto de Marcelo Gallardo debutará en el Mundial de Clubes el 18 de diciembre en las semifinales, ronda en la que se medirá con el ganador del cruce entre Esperance de Tunis y Al Ain (el anfitrión) o el Team Wellington (Oceanía).

Video LIBERMAN LIQUIDA UNA VEZ MAS AL BOCA DE GUILLERMO 1 A 1 Y ELOGIA AL RIVER DE GALLARDO

lunes, 10 de diciembre de 2018

Video RELATOR DANIEL MOLLO TRISTE - RIVER CAMPEÓN DE LA COPA LIBERTADORES !

Boca Juniors regresa a Argentina en silencio y comienza sus vacaciones

Los jugadores de Boca Juniors regresaron este lunes en silencio a Argentina tras perder la final de la Copa Libertadores en Madrid ante su clásico rival River Plate y comenzarán sus vacaciones ya que no tienen partidos previstos hasta enero de 2019.

Los subcampeones de América llegaron al aeropuerto bonaerense Ministro Pistarini, ubicado en Ezeiza, este mediodía y no hablaron con la prensa.

El centrocampista Fernando Gago, quien este domingo se retiró lesionado, no se subió al autobús junto a sus compañeros y se fue primero en un auto particular.

Ningún hincha del Xeneize se acercó al aeropuerto a recibir al equipo, que volverá a los campos recién el año que viene.

Boca Juniors jugará el último fin de semana de enero ante Newell's Old Boys por la Superliga argentina.

Sin embargo, antes deberá disputar dos partidos adeudados: uno ante San Martín de San Juan, que lucha por mantener la categoría, y otro ante Atlético Tucumán, que es tercero con 28 puntos. Estos encuentros todavía no fueron programados.

En la liga local, el Xeneize es quinto con 24 puntos, a 12 del líder Racing Club, que tiene 36 unidades.

Lo más probable es que el entrenador Guillermo Barros Schelotto no renueve su contrato y que Boca Juniors tenga un nuevo técnico en estos encuentros.

River Plate, por su parte, se quedó en Madrid y viajará desde allí directamente a los Emiratos Árabes Unidos para disputar el Mundial de Clubes.

Seguidores de Boca y River hacen de Madrid una fiesta sin incidentes



Con petardos, cánticos y banderas, miles de hinchas de River Plate y de Boca Juniors mostraron sus colores este domingo en apoyo a sus equipos para la final de la Copa Libertadores, convirtiendo a Madrid en una fiesta, sin incidentes que lamentar.

Rojo y blanco o azul y dorado: los colores de los equipos argentinos que se disputan la corona sudamericana inundaron los alrededores del estadio Santiago Bernabéu, donde tiene lugar el encuentro luego de que se suspendiera en Buenos Aires por violencia.

Venidos de Argentina o de todos los rincones de España, los hinchas de cada oncena tuvieron su "Fan zone" separada y entraron al estadio por lugares diferentes de la Avenida de La Castellana, bajo la estrecha vigilancia de los cuerpos de seguridad, que desplegaron miles de agentes, carros blindados, policías a caballo y helicópteros, para evitar altercados.

En Nuevos Ministerios, a un kilómetro al sur del Bernabéu, los seguidores xeneizes alentaron este domingo por horas con banderas y cánticos a su equipo, que busca su séptima Copa Libertadores este domingo.

"Esta es una emoción increíble, no se puede describir con palabras", dijo a la AFP Nacho Bonnassiolle, un porteño de 40 años que vino con tres amigos desde las Islas Canarias, donde vive desde el 2004 y trabaja como camarero.

Con camiseta y sombrero del Boca, Zahira Flores, de 27 años, dice que no se lo pensó dos veces y aunque el pasaje le costó casi 2.000 euros se vino desde la localidad de Esquel, en la Patagonia, para apoyar a su equipo en Madrid, donde llegó el jueves.

"Es triste que el partido se celebre en Madrid, porque era algo nuestro, y con la crisis en Argentina, era muy caro venir", se lamenta Flores, mientras resuenan los petardos en la "Fan zone" del Boca. De todas maneras, dice que por haberse celebrado en Europa el encuentro "es otra cosa" que se vive "con mucha pasión".

- "Una mezcla de sensaciones" -

Más de dos kilómetros al norte, en Plaza de Castilla, los hinchas "millonarios" brincaron y cantaron, mientras encendieron bengalas rojas.

"Es una mezcla de sensaciones, porque es una vergüenza que no se haya podido celebrar en el Monumental, pero es lindo venir a Europa", dijo Delfina Folatti, una diseñadora gráfica de 26 años venida desde Buenos Aires para el encuentro.

Con una camiseta de su equipo y un sombrero en forma de gallina, apodo de los seguidores de River, Folatti recuerda que ya estaba sentada en el estadio Monumental cuando se suspendió el partido a finales de noviembre. Sintió que debía venir a Madrid a apoyar a su equipo a lograr su cuarta Copa Libertadores.

"Esto es muy lindo, pero nada como verlo en casa, esta es una muestra pequeña de la emoción que se siente en cada partido de River", señaló entre los vítores de sus compañeros.

Completamente vestido con colores rojo y blanco y con los pantalones arremangados para dejar ver dos tatuajes en honor de River, Cristian Badoza admitió sentir "muchos nervios" por el partido, justo antes de pasar los estrictos controles para entrar al Santiago Bernabéu.

"Mucha gente no pudo venir, así que siento que represento a muchos que se quedaron", señaló Badoza, hincha de 37 años que vino desde Mar del Plata donde tiene un comercio.

Dentro del estadio, poco antes de empezar el encuentro, tenía lugar una verdadera batalla de cánticos entre los seguidores de los dos equipos, quienes saltaban y agitaban sus bufandas y banderas, acallando casi por completo la música latina que sonaba por los altavoces.

Ya en días anteriores los seguidores de los históricos rivales argentinos habían mostrado su apoyo a sus equipos, como el sábado, con sendos banderazos en Madrid: los "millonarios" en la céntrica Puerta del Sol y los "xeneizes" enfrente del hotel de concentración de Boca, en el norte de la ciudad.

Cada equipo tiene designada una zona diferente para celebrar en caso de victoria.

Las autoridades españolas, que no han registrado incidentes hasta ahora, dispusieron más de 4.000 policías y agentes privados para garantizar la seguridad este domingo. (09/12/2018)

Los números del campéon y el camino al título

El campeón de América tuvo una campaña memorable en la edición número 59 de Copa Libertadores que coronó en Madrid este domingo con una victoria que será recordada por mucho tiempo en las huestes “millonarias”.

Disputó 14 partidos, marcó 19 goles y recibió nueve. Solo perdió un encuentro ante Gremio en Buenos Aires, empató seis y se alzó con la victoria en siete ocasiones.



El camino arrancó en la fase de grupos, integró el grupo D junto a Flamengo de Brasil, Independiente Santa Fe de Colombia y Emelec de Ecuador; termino primero con 12 unidades.

En la ronda de octavos de final enfrentó a un equipo coterráneo, Racing Club, al que dejó en el camino con un marcador global de 3-0.

Clasificó a cuartos de final donde la competencia empezaba a tornarse más complicada, volvió a cruzarse con un club argentino, esta vez su rival fue Independiente de Avellaneda al que despachó por escore general de 3-1.

En semifinales se cruzó con uno de los clubes más poderosos, el campeón de 2017 Gremio de Porto Alegre, pese a caer en casa supo levantrase y le devolvió la misma dosis en Brasil superándolo por el coeficiente de gol de visitante.

La soñada final con Boca Juniors rondó siempre por la mente de los “millonarios”, en 2018 se hizo realidad. En la llave de definición de Libertadores más larga de la historia por lo accidentada que resultó tras los incidentes violentos acabó con un 5-3 total.



Policía desalojó festejos en Buenos Aires por violencia de hinchas de River

La Policía desalojó esta madrugada la celebración de los hinchas de River Plate en el Obelisco de Buenos Aires después de que algunos de los congregados empezasen a arrojar piedras y otros objetos contra agentes que integraban el operativo de seguridad desplegado en la zona.

Según confirmaron a Efe fuentes oficiales, hubo unos 20 demorados -retenidos y liberados posteriormente- por las agresiones y al menos tres policías heridos con diferentes traumatismos.

Cerca de la medianoche, en unos festejos que se celebraban en paz desde que se conoció la victoria de River Plate en Madrid ante Boca Juniors en la final de la Copa Libertadores, un grupo de hinchas violentos comenzó a agredir a la gente, a pelearse entre ellos y a arrojar objetos contra la policía y los automóviles de cadenas de televisión, y fueron desalojados por las fuerzas de seguridad.

Los incidentes, según las fuentes, se atribuyen principalmente a la alta ingesta de alcohol por parte de multitud de los congregados en la céntrica avenida 9 de Julio, donde se ubica el Obelisco.

La Policía reaccionó tirando gases y balas de goma para desconcentrar a los violentos.

Si bien tiempo antes de que la gente empezase a retirarse del lugar tras cinco horas de celebraciones, los agentes comenzaron a desalojar la zona para evitar más incidentes.

Antes de los sucesos, la Policía había informado de incautaciones de bebidas alcohólicas entre los hinchas.

Además del Obelisco, cientos de aficionados se congregaron en las inmediaciones del estadio Antonio Vespucio Liberti, más conocido como el Monumental, de River Plate, situado en el barrio de Belgrano (norte).

Según los últimos datos difundidos, en total cerca de 20.000 personas se acercaron a ambos puntos del festejo.

Por el operativo de seguridad en ambos lugares, desde temprano, se cortaron las calles aledañas para favorecer la llegada de los aficionados del equipo que conquistase el título de la Copa Libertadores en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

En torno a las 18.45 hora local (21.45 GMT), poco después de que River se proclamara campeón, los hinchas del "Millonario" fueron acercándose al Obelisco bajo la intensa lluvia que caía sobre Buenos Aires, y de forma progresiva fueron colmando la zona.

Asimismo, cientos de seguidores no dudaron en subirse al auto y circular por las calles abiertas tocando el claxon, ondeando banderas por fuera de la ventanilla y gritando odas a su club.

El operativo estuvo a cargo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, en colaboración con la Policía Federal, con el que se buscaba evitar escenarios como el que obligó a suspender el 24 de noviembre la primera fecha programada del partido de vuelta de la final.

Ese día, aficionados de River lanzaron sobre el autobús de Boca, cuando llegaba al Monumental, un montón de piedras que dejaron a varios jugadores heridos, y en las afueras del estadio hinchas provocaron disturbios con agentes a las afueras del Monumental.

Por todo eso, y tras la decisión de no jugarse tampoco un día después, finalmente la Conmebol decidió trasladar el encuentro a Madrid.

Para las celebraciones de hoy en el Obelisco -tradicional escenario de festejos-, se colocó un vallado con el objetivo de proteger las fachadas de los edificios, mientras que los chaflanes y las bocacalles quedaron abiertas para la circulación de las personas.

El operativo contaba con un camión cisterna dirigido hacia el sur.

Por su parte, la Agencia Gubernamental de Control controla la prohibición de la venta de alcohol en las inmediaciones del obelisco, lo cual incluye el perímetro y a 500 metros por fuera del mismo.

Presidente de River Plate confirma que Gallardo seguirá entrenando al club



El presidente de River Plate, Rodolfo D'Onofrio, confirmó hoy que el entrenador del club "millonario", Marcelo Gallardo, "va a continuar con su trabajo" tras conquistar ayer la Copa Libertadores en Madrid ante Boca Juniors.

"Gallardo va a continuar con su trabajo (...) disfrutemos este día pero sabemos que a partir de mañana hay que seguir y después hay que volver a la Argentina y seguir trabajando porque acá uno festeja pero ya a los dos tres días tiene que estar pensando cómo sigue el proyecto", aseguró el mandatario en una entrevista en radio La Red.

Con la victoria por 3-1 conseguida ayer, el "Muñeco" se convirtió en el primer entrenador en la historia del club que conquista en dos ocasiones la Copa Libertadores, algo que para D'Onofrio supuso la "consagración definitiva" del técnico.

Para el mandatario de River, Gallardo "ha demostrado que tiene una gran capacidad para liderar un grupo", ya que "no solamente sabe de fútbol o sabe estructurar un partido si no que tiene alma de líder", lo que para él supone "un ejemplo" a seguir.

"Es un buen ejemplo Gallardo para tenerlo en cuenta en la vida diaria, que si nos unimos, nos juntamos, que los que juegan son los que tienen valores humanos, si hay alguien que pueda perturbar al grupo más vale no traerlo por más que sea un fenómeno", subrayó.

Además resaltó la presencia de varios jugadores que estuvieron a las órdenes de Gallardo en las gradas del Santiago Bernabéu, dónde "no faltó ninguno" para "acompañar a sus amigos" y presenciar la victoria de River ante su máximo rival y la conquista de la cuarta Copa Libertadores en la historia del club.

El cuadro de Gallardo se desplazará en los próximos días a Abu Dhabi para disputar su segundo Mundial de Clubes tras la experiencia de 2015 en la que cayó derrotado en la final ante el Barcelona.

El más exitoso de la historia de River, Marcelo Gallardo

Nacido en sus filas y uno de sus ídolos, Marcelo "el Muñeco" Gallardo guió a River Plate de Argentina al título de la Copa Libertadores 2018 frente a su archirrival Boca Juniors, convirtiéndose en el más exitoso técnico en la historia del “millonario”.

Castigado. Gallardo, impedido de estar en el banco del estadio Santiago Bernabéu por una sanción de cuatro fechas de la Conmebol, observó el partido en un palco sin comunicación con sus asistentes y concluido el mismo bajó al césped para embriagarse de la felicidad por el cuarto trofeo continental que alcanzan los de la banda roja cruzada.

DT brillante. Gallardo, de 42 años, se formó y jugó en River durante tres etapas (1992-2000, 2003-2006 y 2009-2010). Ganó seis campeonatos argentinos, una Copa Libertadores (1996) y una Supercopa Sudamericana (1997).

Como DT tomó las riendas del club de sus amores en junio de 2014 tras la ida de Ramón Díaz, el técnico más ganador de la historia riverplatense, y propició una revolución futbolística que dio sus primeros frutos cuando ganó la Copa Sudamericana ese mismo año, el primer título internacional de River tras 17 años de sequía.

Desde entonces ha sido una seguidilla de éxitos: River conquistó la Recopa Sudamericana en 2015 y en 2016, la Copa Libertadores en 2015, la Copa Argentina en 2016 y 2017, y la Supercopa Argentina de 2017.
Antes de dirigir a River, Gallardo había sido DT de Nacional de Montevideo, con el que se consagró campeón uruguayo en 2012.

Rockero, lector y admirador de Pep Guardiola

Amante del rock and roll argentino de Soda Stéreo, Andrés Calamaro, La Bersuit y los Redonditos del Indio Solari, el Muñeco colaboró en devolverle a River la gloria oscurecida cuando en 2011 se fue al descenso.

Es lector de novelas, pero se fascinó con una biografía de Pep Guardiola, el exitoso ex DT del FC Barcelona y actual del Manchester City. Sostiene Gallardo que "es chabacano y superficial" decir a los jugadores frases como "vamos a poner huevos (garra)".

"Creo en decirles que salimos a la cancha a defender algo y a sentirnos bien con nosotros mismos", reflexiona.

"Que Buenos Aires sea una fiesta pero respeten al contrario. Es una alegría inmensa, estos muchachos con capaces de esto".

R. D'onofrio
Presidente de River Plate

"Lo importante es que hubo un campeón y que no hubo discusión. Fue una fiesta espectacular para todo el mundo".

A. Domínguez
Presidente de la Conmebol

El día después: River Plate celebra el título y Boca llora la derrota

El día después de la final de la Copa Libertadores más polémica, y también la más popular de la historia, River aún festeja un triunfo épico, Boca lamenta la oportunidad perdida y, mientras Madrid se enorgullece de su capacidad organizativa, Argentina se pregunta por qué no fue capaz de retener el encuentro más importante del año.


La final, que tuvo más pasión y emoción que fútbol, coronó al "Millonario" y premió su capacidad de supervivencia. River igualó dos desventajas en la ida y remontó en la vuelta. Sobrevivió a la sanción que le dejó sin poder jugar en su campo, con el estadio repleto de sus aficionados, e incluso a la ausencia de su entrenador, Marcelo Gallardo, que con dos Copas Libertadores ya es el técnico más exitoso de la historia del club.


Gallardo, sancionado por bajar al vestuario en las semifinales pese a estar suspendido, ha sido el alma de su equipo. "El muñeco" convirtió la rueda de prensa previa a su desplazamiento a Madrid en una arenga, que pronto entendieron sus jugadores. "Nos dañaron el espíritu, pero eso nos hará más fuertes. Hemos perdido mucho y tenemos mucho para ganar". La plantilla captó el mensaje.


En el lado opuesto, Boca lamenta una ocasión única, que se le escapó entre las manos, después de adelantarse con un gol de Darío Benedetto que debería haber tumbado en la lona a su rival.


Cuestiona, incluso, el plan de su entrenador, Guillermo Barros Schelotto, que entregó la iniciativa y no acertó con los cambios.


El futuro de Barros Schelotto parece lejos de los "xeneize", probablemente en Atlanta (EEUU), porque el campeón de la MLS busca un recambio argentino que dé continuidad a la exitosa trayectoria del "Tata" Martino.


La final, además, deja dos protagonistas colombianos. La gloria se la lleva Juan Fernando Quintero, el artista que cambió la final con un "zapatazo" a la escuadra. El "villano" es Wilmar Barrios, su compañero en la Selección Colombia, que con una entrada innecesaria en el centro del campo, dejó a su equipo con un hombre menos en la prórroga y sin empuje para soportar las acometidas de River



Hay otros ganadores. Lo es Madrid, por su capacidad para acoger a miles de argentinos, brindando la ciudad a unos aficionados que dejaron las mejores imágenes de la final, compartiendo juntos unas jornadas inolvidables. Sale reforzada también la marca España, como país capaz de organizar grandes eventos en tiempo récord. Se estima que la final deja 42 millones de euros (47´9 millones de dólares) en ingresos directos.


El dispositivo de seguridad fue un éxito. En colaboración con la policía argentina, permitió devolver en el mismo aeropuerto de Barajas a los violentos y envió pronto un mensaje rotundo; cualquier ultra podría ser enviado de vuelta nada más pisar España. Con 4.000 efectivos, Madrid fue una ciudad segura, sin necesidad de imponer molestos controles a los aficionados.


Es también ganador el Real Madrid, que ofreció una salida del laberinto a Argentina, a la Conmebol y hasta a la FIFA. La apuesta de Florentino Pérez convirtió al estadio Santiago Bernabéu en el centro de la atención del fin de semana y, gracias a ella, ha aumentado su ya de por sí importante ascendencia sobre el fútbol mundial.


Mientras Madrid se enorgullece y España refuerza su candidatura al Mundial de 2030 en detrimento de la gran favorita (la propuesta por Argentina, Uruguay y Paraguay), en Argentina se debate hoy sobre los motivos que impidieron que fue posible encontrar la fórmula para que el partido se disputase en el Monumental.


62.000 aficionados argentinos convivieron sin problemas en Madrid. ¿Por qué no se pudo dar en Buenos Aires, pese a que se mantuvo la prohibición de que la hinchada rival fuese a la cancha contraria?. Quizá la respuesta la dio el técnico "xeneize", Guillermo Barros Schelotto: "Somos incorregibles". EFE



El polémico cántico de los jugadores de River contra el presidente de Boca y Mauricio Macri

La euforia era total en el vestuario de River Plate tras ganarle la Copa Libertadores a Boca Juniors, su eterno archirrival.
Después de una bullada y controvertida final, el elenco millonario se quedó con el trofeo continental y en medio de los festejos dio vida a un polémico cántico.
En un video difundido en las redes sociales por Gonzalo Martínez, la gran figura de River, se ve a él y sus compañeros cantando contra el presidente del cuadro xeneize, Daniel Angelici.
El cántico no sólo apunta al timonel de Boca, también involucra al Presidente de Argentina, Mauricio Macri, quien tiene una amistad con Angelici desde su época en el conjunto de La Bombonera. "Angelici botón, Angelici botón, eres amigo de Macri, la p… madre que te parió", gritaban los jugadores de River en el vestuario.

Alejandro Dominguez “Una gran final que disfrutó el mundo”

El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), el paraguayo Alejandro Domínguez, destacó tras la vuelta de la final de la Copa Libertadores que ganó el River Plate argentino al Boca Juniors en Madrid (3-1) que fue “una gran final que disfrutó el mundo entero”

“La idea partió de mi parte y de todo mi equipo, a partir de ahí pregunta a Florentino, dijo que sí, ese sueño se hizo realidad y se vio una gran final que disfrutó el mundo entero”, manifestó el presidente de Conmebol en declaraciones al canal televisivo Movistar Plus sobre cómo se gestó la final en el Santiago Bernabéu tras el partido de vuelta suspendido en Buenos Aires por incidentes.

“Lo importante es que hubo un campeón y que no hubo discusión (...) Le tengo que agradecer a Florentino Pérez porque fue una fiesta espectacular para todo el mundo, gratitud y amistad para él”, añadió el dirigente del fútbol sudamericano. “Nuestra intención siempre fue que se jugara en la Argentina, lo intentamos dos veces, pero reo que terminó siendo una fiesta que acogió Madrid, un partido de fútbol muy intenso, felicidad en el estadio, a celebrar, a descansar y a ver el fútbol”, agregó sobre el cambio de sede.

En cuanto a si habrá incidentes en Madrid entre las aficiones ganadora y perdedora durante los festejos que se esperan por la noche, Domínguez confió en que no se produzcan. “Hay que esperar, confío en que la gente entiende que esto es fútbol, se gana y se pierde, y que siempre da revanchas”, apuntó.

El presidente de la Conmebol recordó que la final de la próxima Libertadores en 2019 será en un partido único en sede fijada de antemano, en Santiago de Chile. “A partir del próximo año, en Santiago, final única y ya empezamos a preparar la próxima Libertadores”, finalizó.

PRENSA ARGENTINA

La consagración de River Plate como campeón de América, al vencer a Boca Juniors por 3-1 en Madrid ha sido elogiada por la prensa argentina con términos que van desde “Héroes” hasta la definición de un triunfo “Histórico”.

El diario deportivo Olé abre su versión digital con una foto del colombiano Juan Fernando Quintero, autor del golazo de la remontada con el título “Héroes para siempre”.

“¡River campeón de América! ¡River dándoselo vuelta a Boca por 3-1 ¡River ganando la cuarta Libertadores, clasificando al Mundial y a la próxima Copa! Y olé, en Madrid”, agrega.

El diario también califica de “histórico” el partido y critica al árbitro, el uruguayo Andrés Cunha. La principal nota del diario Clarín se titula: “River campeón de América” y a continuación se lee “en una final dramática, festejó un título histórico frente a Boca”. La Nación se refiere al Millonario como el “Dueño de América” y asegura que el gol de Juan Fernando Quintero será recordado “toda la vida”.

“Pity” Martínez se va al Atlanta United

El centrocampista argentino del River Plate Gonzalo ‘Pity’ Martínez confirmó tras proclamarse campeón de la Copa Libertadores ganando la final disputada en Madrid por 3-1 y marcando el último gol del encuentro, que no continuará en el conjunto argentino, ya que se marcha a la MLS estadounidense.

“Voy a jugar el Mundial de Clubes, pero el objetivo era este. Tengo que informarle a la gente de que no voy a seguir en enero. Esto es todo para la gente que nos apoyó”, manifestó ‘Pity Martínez’ en declaraciones al canal televisivo Fox sobre el césped del Santiago Bernabéu.

“Fuimos el único equipo que estuvo en la cancha, jugamos todo el tiempo en el campo de ellos. Ahora a festejar con los compañeros, con la gente que lo merece”, continuó. “River es muy grande, les digo a todos que muchas gracias y que les voy a extrañar”, finalizó el extremo, que jugará a partir de enero en el Atlanta United estadounidense.

River Plate gana la "Copa de la violencia", según prensa italiana

"La Copa de la violencia en la historia de River" es el titular elegido por el diario deportivo italiano "Corriere dello Sport", que asegura en sus páginas internas que la final de este año se quedará en la memoria "sobre todo por lo ocurrido fuera del campo".


La prensa italiana considera este lunes que River Plate, que conquistó la Copa Libertadores al imponerse a Boca Juniors, se coronó con la "Copa de la violencia", refiriéndose a las peleas ocurridas en Argentina que provocaron que el duelo de vuelta se jugara en el Santiago Bernabéu de Madrid y no en el Monumental.

"La Copa de la violencia en la historia de River" es el titular elegido por el diario deportivo italiano "Corriere dello Sport", que asegura en sus páginas internas que la final de este año se quedará en la memoria "sobre todo por lo ocurrido fuera del campo".

"River en el Paraíso, Boca en el Infierno", agrega el periódico romano, subrayando que el equipo de Guillermo Barros Schelotto se rindió tras un "desesperado" esfuerzo ofensivo de nueve hombres contra once que se acabó cuando el poste repelió un remate del argentino Leonardo Jara.

El milanés "La Gazzetta dello Sport" apostó por un "Superclásico infinito" en una Primera página en la que, sin embargo, el principal protagonista es el portugués Cristiano Ronaldo, que concedió una entrevista conjunta al medio rosado, a "Corriere dello Sport" y a "Tuttosport".

El último diario mencionado celebra el triunfo del conjunto de Marcelo Gallardo en sus páginas interiores, en las que asegura que "la fiesta puede empezar, pero solo para River".

River triunfó 3-1 el domingo en el Bernabéu contra Boca, en un Superclásico en el que los hombres de Schelotto se adelantaron gracias a Darío Benedetto, antes de sucumbir ante las dianas de Lucas Pratto, y del colombiano Juan Quintero y de Gonzalo "Pity" Martínez, en la prórroga.

Jugadores de Boca recibieron el saludo de sus adversarios

Luego de la explosión de los festejos, los jugadores de River fueron saludando a los de Boca, entendiendo el dolor que podían tener.



Tardó mucho y casi parecía que no llegaría, pero salió a la cancha el Fair Play. Con Lucas Pratto a la cabeza (saludó uno por uno, abrazando a cada jugador), los de River tuvieron tan buena actitud como los de Boca, que se quedaron para recibir la medalla y aceptar el triunfo de River.
Es más, hasta Rodolfo D’Onofrio se acercó a felicitar a Darío Benedetto por el gol. Después, subieron todos a buscar la medalla, y aunque muchos eligieron no dejársela colgada, pasaron a buscarlas. /Olé

Hinchas desafían a la lluvia y arman fiesta en Obelisco

Miles de hinchas de River se congregaron en el mítico Obelisco porteño a pesar de la lluvia para celebrar la victoria (3-1) a Boca y la consagración como campeones de América en un histórico partido que se jugó en Madrid.

Durante el partido los bares argentinos estuvieron atestados de hinchas de ambos equipos y, mientras unos terminaron celebrando, los otros hablaron de ‘decepción’.
“Siento alegría, es algo único esto. Campeones de la Libertadores contra Boca, nadie lo va a entender esto, el hincha de River nada más lo va a sentir así. Todas las cosas que pasaron este mes son una vergüenza. La Conmebol tiene que dejar de existir. ¿Cómo se va a jugar una final en Europa?”, dijo Matías, uno de los tantos hinchas del equipo millonario que celebraron el título en los bares.
“Es una vergüenza, es increíble. No me salen las palabras. Nos sacaron la oportunidad y el privilegio de que la fiesta sea en la cancha. Fue una lástima, nos mandaron para Europa. Ahora me voy al Obelisco”, añadió.
Poco después del partido empezaron a llegar justamente allí, donde suelen celebrarse las consagraciones deportivas, miles de hinchas de River. /EFE

El triste desenlace de Gago en la final

Pintita se lesionó solo en el suplementario y se fue directamente a sentarse al banco. Se habría roto el tendón de aquiles que tenía sano. Otra dolor en medio de la derrota para Boca Juniors.

Dura. Durísima la final de Fernando Gago. Pintita dejó el Bernabéu lleno de dolor. No sólo por la caída ante Boca, sino también porque se terminó lesionando. Y, al parecer, es grave: según pudo averiguar Olé se habría roto el tendón de Aquiles que tenía sano. A los 11 minutos del segundo tiempo del suplementario, se cayó mientras intentaba perseguir a Julián Alvarez. No pudo seguir. Ni siquiera esperó la asistencia médica. Se fue directo al banco y dejó al equipo con nueve. Otra vez el karma del cinco de Boca…

“No puedo pisar, me rompí”, se llegó a entender lo que decía Gago al sentarse en el banco. Si bien no hay diagnóstico oficial, Guillermo dijo en la conferencia que no sabe el grado de la lesión, pero que Pintita se encontraba mal.

Las otras dos lesiones que Gago sufrió en el tendón de Aquiles habían sido en el pie izquierdo, mientras que ésta fue en el derecho. La triste coincidencia es que todas se dieron contra River.

Guillermo Barros Schelotto “No hay reproches, el equipo puso en la cancha el corazón”

Guillermo Barros Schelotto dio la cara con dolor. Mucho dolor por este título que no le pudo dar al hincha, el que supo ganar como entrenador. Y arrancó diciendo que “hay que felicitar a River que es el campeón, ganó la Copa. Y la verdad es que era una final que cualquiera de los dos podía ganar. Ganó River en un partido donde no hubo diferencias. La diferencia fue el zapatazo de Quintero”.

Se puede compartir o no la mirada del DT de Boca, pero lo mejor del entrenador es el elogio al rival. Y cuando le preguntaron si espera algo del TAS a favor de Boca, fue tajante: “En cuanto a lo deportivo por mí está terminado, en cuanto a lo legal está bueno que Conmebol tome alguna medida no con respecto a quién ganó la copa, ni a River o a Boca. Pero no puede ser que suceda lo que sucedió el otro día. Está más allá de River o Boca. En nuestro país dijeron que es normal que te tiren una piedra, pero es anormal que le tiren una piedra a un micro. Ojalá que cambien esas cosas. En lo deportivo ya está, ganó River”.

* “Creo el mismo partido se iba a dar en River o en cualquier estadio, creo que en el primer tiempo manejamos la pelota, River no podía entrarnos, lo marcamos bien y llegamos con juego al área de River. Hasta el empate de River era en un partido parejo, nunca hubo un equipo que se haya destacado”.

* “A la hora de la expulsión de Barrios empezó a manejar la pelota River y ese hombre de más en el alargue se notó”.

* “La verdad que lo único que tengo tristeza por no ganar la Copa y dársela a la gente de Boca. Lo único que me pone mal es no llevar la copa a La Boca”.

* “River no llegaba con claridad. En los 90 minutos no hubo un equipo que haya superado al otro. Y en el alargue, aún así, no nos llegaba con jugadas claras de gol hasta el zapatazo de Quintero”.

* “Es difícil hablarle a la gente hoy cuando no logramos la copa, hicieron mucho esfuerzo. Creo que se llevan el carácter, las ganas, el corazón que pusieron los jugadores fundamentalmente con uno de menos, tuvimos ese tiro de Jara en el palo con dos hombre de menos, nos hubiera dado esa fuerza única. Sentimos una gran tristeza por la gente y por todos los que nos acompañaron en este lapso de 50 días desde que se inició esta final; siempre nos ha apoyado, llenó el estadio, nos acompañó a la autopista. Por mí siento un dolor enorme y más por la gente”.

* “Les dije a los jugadores que me había sentido representado. No hay reproches ni nadie se guardó nada. Fue un partido parejo, Boca tuvo su primer tiempo donde marcó la diferencia.Las finales uno las gana y otro las pierde”.

* “Si hay una final de nuevo creo que somos incorregibles, no se va a poder jugar en la Argentina”.


Ni Pavón ni Exequiel; Juanfer Quintero fue el superhéroe

Ni Pavón, ni Exequiel Palacios. El colombiano Juanfer Quintero fue el gran héroe de la noche al dar el título a River Plate. El fútbol español puso de inicio los focos en el talento del 7 de Boca y en el pretendido fichaje del Real Madrid. Cristián Pavón, el pibe que arropa Leo Messi en la selección; y Exequiel por ver cómo aguantaba la presión en el estadio Bernabéu, en la que puede ser su casa.

Pero no fue su mejor partido. Una final igualada, con más emoción que juego brillante, con escaso fuste para el hincha neutral. En cambio, sí aparecieron dos tipos con determinación. Los dos nueve de cada bando -Darío Benedetto, un puñal para Boca- y Luca Pratto, el ‘Oso’, un tanque para River.

Las finales son para tipos duros. Benedetto y Pratto sacaron punta a todo. Benedetto es un killer. Sus tatuajes invitan a pensar que no regala caramelos en el área. La calavera que lleva pegada en el cuello, lleva mensaje. Bromas, las justas. Firmó un gol hermoso, con frialdad y sangre fría puso un balón con clase dentro del marco de Armani. Era el 0-1, en el minuto 43. Un momento clave, antes del descanso.

Benedetto regaló una hora potable a Boca. Fue sustituido por Ramón Abila en el minuto 62. Físicamente agotado, se dejó el alma en el campo. Hace unos meses, Darío Benedetto inauguró una biblioteca futbolera que lleva su nombre en el lugar donde pasó su infancia, el colegio San Pablo Apóstol en El Pato, en Berazategui. Seguro que pensó algún día ver allí colocada allí su hazaña. Tendrá que esperar una mejor ocasión.

Admirador, de Manu Ginobili, la leyenda argentina de la NBA, Benedetto fue el más futbolista más atrevido de Boca, que al perder a Wilmar Barrios en la prórroga, pagó caro la recta final de la Copa Libertadores.

En ese tiempo extra, Marcelo Gallardo acertó con la salida de Juanfer Quintero. Suplió al gran capitán, Leo Ponzio. Llegó Quintero este verano a préstamo a River Plate y los resultados han dado la razón a la dirigencia de River. Armani, Pratto y Quintero, los tres fichajes, aparecieron siempre a la hora de la verdad.

Pavón no pudo dedicar el triunfo a Leo Messi, que vio la gran final del Superclásico en un palco privado al lado de su surtidor en el FC Barcelona, Jordi Alba. Boca Juniors lo peleó, tuvo un poste de Jara en el último suspiro y acabó de pie a pesar de la lesión de Gago y terminar con 9 en el césped. Boca llegó a ir delante en el marcador de nuevo, también en el partido de vuelta, pero River Plate supo leer mejor el partido.

Se esperaba a Exequiel Palacios, el chaval joven que mira con lupa el Real Madrid, y cuyo ídolo es Toni Kross, pero fueron el Oso Pratto y Juanfer Quintero, quienes auparon a River para que levantara la Copa Libertadores más larga de la historia al cielo de Madrid. Pratto abrió el camino, con su 1,87 y sus 90 kilos. El es puro rock and roll. Quintero remontó y el Pity Martínez empujó a placer el 3-1 en un final frenético y tremendo, repleto de incertidumbre, con cinco minutos finales de puro nervio.

River se asoma a los equipos más coperos

River se agiganta en América. Tras su triunfo en la final ante Boca en el mítico estadio Santiago Bernabéu, obtuvo la cuarta Copa Libertadores de su historia. De esta manera, el equipo de Marcelo Gallardo se vuelve cada días más copero.

Con esta nueva estrella, el “Millonario” alcanzó su título internacional número 11 de su historia y se metió en la pelea grande con los clubes más ganadores del mundo. A solo uno de San Pablo, que suma 12 pero cuenta con tres Libertadores.

26-> Real Madrid (13 Champions League, 2 Europa League, 4 Supercopa de Europa, 3 Mundial de Clubes, 3 Intercontinental y 1 Copa Iberoamericana)

18-> Boca Juniors (6 Copa Libertadores, 2 Sudamericana, 4 Recopa Sudamericana, 1 Supercopa Sudamericana, 1 Copa Máster, 1 Copa Nicolás Leoz y 3 Intercontinental)

18-> Independiente (7 Copa Libertadores, 2 Copa Sudamericana, 1 Recopa Sudamericana, 2 Supercopa Sudamericana, 2 Intercontinental, 3 Copa Interamericana y 1 Suruga Bank)

18-> Milan (7 Champions League, 2 Recopa de Europa, 5 Supercopa de Europa, 1 Mundial de Clubes y 3 Intercontinental)

17-> Barcelona (5 Champions League, 4 Recopa de Europa, 5 Supercopa de Europa y 3 Mundial de Clubes)

12-> San Pablo (3 Libertadores, 1 Sudamericana, 2 Recopa, 1 Supercopa, 1 Conmebol, 1 Máster, 1 Mundial de Clubes y 2 Intercontinental)

Martínez anunció que se irá el próximo año y agradeció a River

River Plate se consagró campeón de la Copa Libertadores de América tras vencer en una increíble final a Boca Juniors en el estadio Santiago Bernabéu. El 3-1 final, en tiempo suplementario, quedará en la memoria de todos, pero seguramente más en la de los protagonistas.

Es el caso de Gonzalo Martínez, autor del tercer gol, el que selló el resultado con un Xeneize totalmente volcado en ataque. El Pity no sólo se mostró feliz por el título, sino que también hizo un anuncio muy importante para los hinchas de River: “No se puede explicar lo que siento, se me vienen un montón de cosas a la cabeza, cumplimos el objetivo. Quiero aprovechar para anunciar que a partir de enero no voy a seguir, juego el Mundial de Clubes y me voy”.

“En este club logré muchas cosas, voy a extrañar mucho, es lo más lindo del mundo. River es muy grande, quiero agradecer a los hinchas y decirles que los voy a extrañar”, siguió el ex-Huracán, visiblemente emocionado, aunque no precisó a qué equipo se irá.

El zurdo, que no tuvo un gran partido final pero fue decisivo en toda la Copa, también se hizo lugar para analizar el juego: “Fuimos el único equipo que intentó, el único equipo que hubo en la cancha. Ahora vamos a festejar con los compañeros y con la gente”.

Es el octavo título de Martínez en River, el quinto internacional: ganó dos Copa Argentina, una Supercopa Argentina, dos Recopa Sudamericana, una Suruga Bank y dos Libertadores, sumando la de este domingo en Madrid. ¿Le sumará el Mundial de Clubes?

Jugador MVP

River Plate se consagró como el campeón de la Copa Libertadores 2018 en el estadio Santiago Bernabéu al derrotar por 3-1 a Boca Juniors. Los organizadores del certamen sudamericano eligieron al ‘Pity’ Martínez como el mejor jugador de la Superfinal.

El atacante argentino de 25 años también se hizo presente en el marcador convirtiendo el último gol de la final de vuelta y dándole a River Plate su cuarto título de la Copa Libertadores. Asimismo, Gonzalo Nicolás Martínez confirmó que se irá del club ‘Millonario’ en enero.

Que loco que está

Luego de recibir uno por uno la medalla de campeón por haberse impuesto 5-3 en el global de la Superfinal de la Copa Libertadores ante Boca, los jugadores de River improvisaron, entre otras perlitas, el clásico cántico para ovacionar a Gonzalo Martínez, quien anunció su partida del club. El mismo, claro, con una dedicatoria a su clásico adversario.

“El Pity Martínez que loco que está, el Pity Martínez que loco que está. Se lo co… a los bosteros, se los co… de verdad”, gritaron al unísono los futbolistas del plantel albirrojo mientras el mendocino de 25 años se tomaba fotos y videos junto a sus compañeros.

Tarija vivió a su estilo una Superfinal de más de un mes

Final feliz para los hinchas de la Banda Roja, festejo en el centro de la ciudad con caravana y plagado de aficionados con la camiseta del campeón de América, pero el Superclásico entre Boca y River en Tarija fue más que solamente este domingo.

Desde el pase de Boca en Brasil ante Palmeiras el 31 de octubre, ya nada fue lo mismo para los aficionados xeneizes y millonarios en Tarija, pues en el sur de Bolivia el clásico no es ni Bolívar-Tigre, ni Oriente-Blooming, es River-Boca.

En los cotillones, no existe para los cumpleaños la piñata de Wilstermann, pero si se encuentra la de River, en las tiendas es difícil ubicar la camiseta de San José de Oruro, pero no hay cosa más sencilla que hallarse con la de Boca.

No se trata de ser “boligaucho”, al contrario, se trata de ser tarijeño y haber crecido en un entorno donde por generaciones Boca y River paralizaron a la capital.

Quizá sea por la proximidad geográfica, por los que fueron a trabajar al vecino país y regresaron con ese gusto o porque Tarija no tiene fútbol profesional, la verdad que no sabemos ya que identificar el motivo merece un estudio más profundo, pero si podemos afirmar lo que significa en la ciudad esta rivalidad y el color que le pusieron los hinchas a lo largo de este último mes por la Superfinal de América.

Cada uno siguió el partido a su manera. Unos optaron por un “asau” en casa, otros prefirieron en local con algún amigo, hay los que les gusta ver solos en su cuarto el partido y también están los que se organizaron al estilo filial concentrando a varios simpatizantes del mismo equipo en un determinado lugar para vivirlo con bombo, bandera y tropeta.

En el gol de “Pipa” Benedetto más petardos que el día que jugó Industrial, lo propio con el empate del “Oso” Pratto. River que lo dio vuelta. Se coronó River campeón y bastaron unos minutos para escuchar los bocinazos de los simpatizantes millonarios.

A una hora de finalizado el cotejo, la plaza comenzó a llenarse de aficionados con la camiseta de River y de movilidades que con el clásico “pi, pi, pi, pi, pi” emitido con su bocina celebraron y descargaron su alegría. Para los de Boca decepción porque saben que varios tendrán que ir al día siguiente al trabajo o encontrase con sus amigos del otro equipo y pagar una que otra apuesta que hubo de por medio. Los carniceros, que festejaron cada día de suspensión porque se venía un nuevo “asau”, también celebran la esta definición porque el “finde” que viene ya no hay partido, pero hay apuestas por cumplir…

Súper campeón


EL DATO

Una más al palmarés

River Plate conquistó su cuarto título continental y se ubicó por detrás de Independiente (7) y Boca Juniors (6), que lideran el historial de clubes argentinos en la Libertadores.

River Plate, con un gol del colombiano Juan Fernando Quintero en la prórroga y otro de Pity Martínez en el último instante, cuando Boca ya jugaba con nueve hombres por la expulsión de Wilmar Barrios y por la lesión de Fernando Gago con todos los cambios efectuados, se impuso en la final de la Copa Libertadores por 3-1, logró el título más ansiado y tocó el cielo en Madrid, desde donde partirá hacia el Mundial de clubes para completar un ciclo mágico.

Impresionados por el escenario, la trascendencia del duelo o el cambio de temperatura, River y Boca tardaron más de media hora en entrar en calor, en ofrecer algo más que disputas entre rivales, pierna fuerte y balonazos.

En ese escenario, se mueve mejor el conjunto de Guillermo Barros Schelotto, que como en la ida, aprovechó la mejor ocasión al borde del descanso. Fue un pase en profundidad de Nahitan Nandez que no llegó a despejar Javier Pinola y Benedetto transformó en gol, tras regatear a Maidana y ejecutar a la perfección sobre el achique de Franco Armani (44’).

River tuvo más llegada tras el descanso, se acercó al gol con un disparo de Nacho Fernández, ligeramente desviado y antes de la hora Gallardo envió al campo a Juanfer Quintero en lugar de Ponzio, en busca de un chispazo del colombiano con el que equilibrar la final.

Boca, que se quedó sin Benedetto en el 61’, sustituido por Wanchope Ábila, no tuvo reparos en vivir el segundo tiempo cerca de su área, en busca de algún contragolpe decisivo, pero también expuesto a que algún desajuste le dejase sin ventaja.

Y éste le llegó a tiempo para cambiar el ánimo del encuentro, para que Nacho Fernández encontrase con un pase al centro del área a Lucas Pratto y el ariete restableciese la igualdad. El resultado no se movió en los 90’.

En el alargue, como no podía ser de otra forma en la final más accidentada de la historia, aún deparó un nuevo giro a su increíble historia; nada más comenzar, fue expulsado Wilmar Barrios, que se ganó la segunda amarilla por una innecesaria entrada en el centro del campo sobre Exequiel Palacios.

Boca quedó cada vez más expuesto al talento de River. Y si de talento se habla, nadie mejor que Quintero, el más impredecible, capaz de desaparecer durante muchos minutos o sacar de la chistera un disparo a la escuadra para coronar una gesta que confirmó Pity a puerta vacía, con Esteban Andrada en el campo contrario, para darle el título a su equipo, para tocar con los dedos el cielo de Madrid y adentrar a su rival en la peor pesadilla.

“Pity” y Quintero con premios

Gonzalo “Pity” Martínez, volante de River Plate, recibió ayer, el premio “MVP” by Bridgestone al Mejor Jugador del partido. Su compañero, Juan Fernando Quintero (foto), también recibió el premio “Fair Play” (Juego Limpio).

AL MUNDIAL DE EMIRATOS

River completa el cartel del Mundial de Clubes que se disputará en Emiratos Árabes. Disputará el 18 de diciembre la primera semifinal ante el ganador del partido entre el Esperance de Túnez y al vencedor de la eliminatoria previa entre el Al Ain y el Wellington neozelandés.

ESPECTADORES DE GALA

El argentino Lionel Messi, jugador del Barcelona, y el entrenador del Atlético de Madrid, su compatriota Diego Pablo Simeone, se encuentran entre la larga lista de jugadores, entrenadores y ex jugadores que asistieron a la final de la Copa Libertadores.

HINCHAS FESTEJAN EN EL OBELISCO

Miles de hinchas de River Plate se congregaron en el mítico Obelisco porteño a pesar de la lluvia para celebrar la victoria por 3-1 a Boca Juniors; sin embargo, el festejo se salió de control y terminó en incidentes con la Policía.

Felicitación presidencial

“Felicitaciones a River y a todos sus hinchas por el triunfo en este partido histórico. Los de Boca sabemos que el fútbol siempre da revancha”, escribió en su cuenta de Twitter el presidente de Argentina, Mauricio Macri, que presidió Boca Juniors de 1995 a 2007.

EVO MORALES SALUDÓ A RIVER

“Muchas felicidades a River Plate, en una gran final que nos ratifica que el fútbol es el más bello de los deportes, y que en Sudamérica lo jugamos mejor que en cualquier otra parte del mundo”, escribió Evo Morales en Twitter.

River Plate se corona campeón de la Copa Libertadores

River Plate, con un gol del colombiano Juan Fernando Quintero en la prórroga y otro de Pity Martínez en el último instante, cuando Boca ya jugaba con nueve hombres por la expulsión de Wilmar Barrios y por la lesión de Fernando Gago con todos los cambios efectuados, se impuso en la final de la Copa Libertadores por 3-1, logró el título más ansiado y tocó el cielo en Madrid, desde donde partirá hacia el Mundial de clubes para completar un ciclo mágico.

En un partido con poco fútbol, que ni de lejos se acercó al trepidante juego de la ida, River tuvo el carácter para levantar un gol en contra que no supo resguardar Boca, quien se quedó sin recursos tras la expulsión. Todo se decidió por un golpe de clase de Quintero, el proyecto de gran estrella que nunca alcanza la regularidad necesaria pero que es capaz de conducir a su equipo a la conquista de cualquier título.

Y es que, impresionados por el escenario, la trascendencia del duelo o el cambio de temperatura, River y Boca tardaron más de media hora en ofrecer algo más que disputas entre rivales, pierna fuerte y balonazos.

En ese escenario, se mueve mejor el conjunto de Guillermo Barros Schelotto, que como en la ida, aprovechó la mejor ocasión al borde del descanso. Fue un pase en profundidad de Nahitán Nandez que no llegó a despejar Javier Pinola y Benedetto -convertido en héroe desde las semifinales- transformó en gol, tras regatear a Maidana y ejecutar a la perfección sobre el achique de Franco Armani (m.44).

Boca, que se quedó sin Benedetto en el 61, sustituido por Wanchope Ábila, no tuvo reparos en vivir el segundo tiempo cerca de su área, en busca de algún contragolpe decisivo, pero también expuesto a que algún desajuste le dejase sin ventaja.

Y este le llegó a tiempo para cambiar el ánimo del encuentro, para que Nacho Fernández encontrase con un pase al centro del área a Lucas Pratto y el ariete restableciese la igualdad.

River, que equilibró en dos ocasiones el marcador en la ida y llegó a Madrid con sensación de injusticia por haber perdido la condición de local, volvía a levantarse y los "xeneize" a la casilla de salida, con la sensación de que, de nuevo, el título pendía de una acción aislada.

La desperdiciaron los de Barros Schelotto, con un libre indirecto dentro del área por juego peligroso de Pinola (m.82).

En el alargue, Boca quedó cada vez más expuesto al talento de River. Y si de talento se habla, nadie mejor que Quintero, el más impredecible, capaz de desaparecer durante muchos minutos o sacar de la chistera un disparo a la escuadra para coronar una gesta que confirmó Pity a puerta vacía, con Esteban Andrada en el campo contrario, para darle el título a su equipo, para tocar con los dedos el cielo de Madrid y adentrar a su rival en la peor pesadilla.