miércoles, 15 de mayo de 2013

Video Corinthians 1 - 1 Boca Juniors


Un golazo del emblemático Juan Román Riquelme le sirvió a Boca Juniors para empatar 1-1 con el Corinthians en el Pacaembú y clasificarse a los cuartos de final de la Copa Libertadores de América, instancia en la que se medirá con Newell's Old Boys.

El capitán Riquelme fue vital para obtener el boleto porque, a los 25 minutos del primer tiempo, levantó la cabeza a la salida de un tiro libre corto y, desde fuera del área y muy recostado sobre la derecha, disparó con potencia y exactitud para batir a Cassio Ramos.

El desquite se le complicó al equipo de Carlos Bianchi a los 5 minutos del segundo período, cuando cabeceó Paulinho por encima del cuerpo de Agustín Orion.

Pero en los momentos de mayor preocupación para los xeneizes, los inmediatamente posteriores a la igualdad, hubo dos intervenciones muy valiosas de Agustín Orion para sostener la diferencia.

Ya en el último tramo del encuentro, Pato eludió a Orion, pero le pifió a la pelota cuando iba a definir solo frente a la valla.

El conjunto de la ribera obtuvo el boleto porque en el juego de ida, en la Bombonera, prevaleció 1-0.

El oponente de los auriazules en la próxima fase será Newell's, que este miércoles, pero más temprano, doblegó a Vélez Sarsfield 2-1 en el Estadio José Amalfitani.

El primer choque por los cuartos de final se realizará el jueves de la semana próxima en La Bombonera y el partido decisivo se desarrollará en el Coloso Marcelo Alberto Bielsa.

El encuentro en el Pacaembú comenzó complicado para Boca, porque, a los 9 minutos, hubo una mano intencional de Leandro Marín dentro del área para evitar un peligroso ataque de Emerson, pero la acción no fue advertida por el árbitro paraguayo Carlos Amarilla.

A los 23 hubo otro error garrafal del juez guaraní, porque le anuló incorrectamente una conquista a Romarinho, dado que estaba habilitado por una salida a destiempo de Clemente Rodríguez.

Dos minutos después se produjo el golazo vital de Riquelme, el que preparó el terreno para alcanzar el objetivo. En esa etapa, el esfuerzo de todo el cuadro boquense fue otro factor determinante para sostener el 1-0 con que concluyó el parcial.

En el segundo segmento, Tité sin demoras mandó a la cancha a Pato y Edenilson y el tanto de Paulinho renovó las esperanzas de los brasileños.

La posterior lluvia de centros complicó a los boquenses, pero la tormenta empezó a declinar y el reloj ayudó para desesperar a unos y alimentar el esfuerzo de los auriazules con el propósito de garantizar la clasificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario