miércoles, 2 de octubre de 2019

River vence 2-0 a Boca en el superclásico y se encamina a la final de la Libertadores



River Plate le ganó el superclásico a Boca Juniors por 2-0 (parcial 1-0) en un emotivo encuentro de ida por las semifinales de la Copa Libertadores de América 2019 jugado este martes en el estadio Monumental ante unos 70.000 espectadores.

Rafael Santos Borré (7, de penal) e Ignacio Fernández (69) marcaron los goles para el triunfo del campeón defensor de la Copa, que dominó con amplitud y podría incluso haber ganado por un margen mayor.

Boca terminó el partido con diez jugadores por la expulsión de Nicolás Capaldo (90+6), a instancias del VAR.

El desquite se jugará el 22 de octubre en la Bombonera, donde Boca estará obligado a ganar por 2-0 para forzar los penales, o por tres tantos de distancia para revertir la serie.

El ganador se enfrentará en la final del 23 de noviembre, en Santiago de Chile, con el vencedor de la semifinal entre los brasileños Gremio y Flamengo, cuyo primer encuentro se jugará este miércoles.

El VAR abre la ruta

Apenas había comenzado el encuentro cuando se produjo una acción dentro del área de Boca, luego de un remate de De la Cruz que contuvo a medias Andrada, pero poco después, una vez que la acción se detuvo, recibió el llamado del colombiano Nicolás Gallo, a cargo del VAR, para que revisara la jugada.

Raphael Claus observó el monitor y no demoró en darse vuelta y señalar el punto del penal, al determinar que hubo falta de Emmanuel Mas desde atrás sobre Borré, aunque a primera vista parecía que el que cometía la infracción era Izquierdoz, que se había arrojado al suelo para despejar, pero sin llegar a tocar al atacante colombiano.

Borré tomó la pelota y convirtió el 1-0 con un remate potente al medio, en lo que fue el séptimo penal otorgado a River en lo que va de esta Libertadores, incluidas tres decisiones por intermedio del VAR.

River dominó con amplitud el primer tiempo a partir de un juego dinámico y de presión, con la intención de volcar los ataques por el carril derecho que defendía Weigandt, sector por el que subían Casco, Fernández y Suárez, mientras que Boca intentaba sorprender de contraataque con pelotazos frontales para Ábila, la única referencia en el ataque.

Más allá del gol, River podría haber aumentado en esa primera parte en un remate de Suárez que encontró bien parado a Andrada y luego el arquero de Boca se lució para descolgar un tiro libre venenoso del charrúa De la Cruz que buscaba su ángulo derecho.

Del lado visitante, Mac Allister tuvo una buena ocasión en un remate que tapó Armani, y casi sobre el final del primer tiempo, dilapidó una oportunidad de oro en una contra que lideró Abila, que controló la pelota, arrastró las marcas y asistió a Nicolás Capaldo, que sólo tenía por delante a Armani, pero levantó su remate varios metros arriba del larguero.

Dinámica y celebración

En la segunda parte, River empezó a inclinar un poco más la cancha con las subidas de Montiel, que estuvo a nada de aumentar con un centro que se cerró y pegó en el poste derecho, y no llegó Suárez a empujar el rebote.

A pesar de los cambios introducidos por Alfaro, Boca comenzó a verse cada vez más superado por un River con mayor dinámica y anticipo, y empezó a llegar con frecuencia sobre los dominios de Andrada.

Casi por decantación llegó el 2-0, en una gran jugada, a pura velocidad, con un arranque frontal de Fernández que derivó a la derecha para Suárez, quien se acomodó y aguardó para enviar el centro al medio, que Fernández empujó ante un Boca desacomodado.

El segundo gol recibido dejó a Boca al borde del nocaut, con un River lanzado al ataque para liquidar la serie, y Andrada debió intervenir en gran forma para sacar del ángulo un remate de emboquillada de Suárez, mientras que Scocco cabeceó apenas desviado, y Suárez levantó su disparo dentro del área cuando estaba solo ante el arquero.

El triunfo por dos goles marcó claramente la superioridad de River, que incluso podría haberse quedado corto en las cifras, pero Andrada se encargó de mantener vivo a Boca en una serie que se le ha hecho muy cuesta arriba a los xeneizes, obligados a una victoria por amplísimo margen en la revancha, dentro de tres semanas.

El encuentro contó con 70.000 espectadores en las tribunas del Monumental, y no se registraron incidentes previos, a diferencia de lo sucedido en la previa de la final que debía disputarse el 24 de noviembre pasado y que debió suspenderse por la agresión de hinchas millonarios al ómnibus que transportaba al plantel de Boca.

La única nota triste antes del encuentro fue el fallecimiento de un hincha de River, de 51 años, que sufrió un ataque cardíaco mientras se dirigía al estadio Monumental. (01/10/2019)

Muere hincha de River cuando se dirigía al estadio

Un simpatizante de River Plate falleció este martes por la tarde, víctima de un ataque cardiaco, en la previa del superclásico ante Boca Juniors por las semifinales de la Copa Libertadores.

Según informó el Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) se derivó una ambulancia al Puente Labruna de acceso al estadio Monumental por el aviso de una persona "con ataque cardíaco y bajos signos vitales".

Al llegar al lugar se constató el deceso de este simpatizante de River identificado como Aldo Hugo Martín, de 51 años, que concurría al estadio junto a su hijo.


Asimismo, la Policía de la Ciudad de Buenos Aires detuvo a dos personas por "reventa de entradas" en las inmediaciones del estadio Monumental.

Los detenidos fueron trasladados a la Comisaría por "conductas delictivas" y al ser interceptados tenían en su poder 1.600 entradas 50.800 pesos.

Además, en el marco del programa Tribuna Segura, se le restringió el acceso a 28 personas.

martes, 1 de octubre de 2019

River Plate y Boca Juniors vuelven a esgrimir sus espadas



Como si el superclásico sólo tuviese que definir algo muy grande, River Plate y Boca Juniors esgrimirán sus espadas por la primera semifinal de la Copa Libertadores hoy (20:30) en el Monumental, cuando todavía no se cumplió un año de las taquicárdicas y bochornosas finales de 2018, aquellos dos partidos subctuáneos, metidos debajo de la piel de la Argentina futbolera, que terminaron consagrando a River en Madrid.

Aunque esta vez no se trata de una definición única, en la cúpula de la rivalidad, la semifinal del torneo más importante del continente no deja de ser un episodio extraordinario de un enfrentamiento ancestral. El ganador se quedará con algo más que el derecho a definir la

Copa, el 23 de noviembre en Santiago de Chile, contra el vencedor de la semifinal que Gremio y Flamengo, ambos de Brasil, comenzarán a jugar mañana: un triunfo contra el clásico rival siempre vale doble, como si se escribiera sobre papel de calcar.

Las relaciones institucionales entre los dos clubes más grandes de Argentina quedaron dañadas por las esquirlas de la final del año pasado, que a su vez ya estaban heridas por el cruce anterior entre ambos equipos por la Libertadores: los octavos de final de 2015 terminaron cuando hinchas de Boca agredieron con gas pimienta a jugadores visitantes en la Bombonera y la Conembol ratificó a River -que estaba en ventaja- como ganador de la serie.

En cierta forma, la final del Santiago Bernabéu todavía no finalizó: la dirigencia de Boca le sigue reclamando al TAS para que el máximo tribunal de justicia deportiva le dé por ganado el partido y el torneo a su club.

El pedido se basa en que, para los xeneizes, la responsabilidad del ataque con piedras y botellas de hinchas de River al bus que trasladaba a los jugadores de Boca al Monumental para la fallida final de 2018 -y que terminaría con el partido en España- fue responsabilidad del equipo local.

El duelo será apasionante porque, a su vez, River tiene para esgrimir su extraordinaria fortaleza en las competencias a eliminación directa de los últimos años, en las que superó consecutivamente cuatro veces a Boca Juniors desde 2014: semifinales de Sudamericana 2014, octavos de final de Libertadores 2015, Supercopa Argentina 2018 y final de Libertadores 2018.



LOS CLÁSICOS RIVALES EN SEMIFINALES

Si bien se hizo habitual que River y Boca pasen a semifinales de la Copa, el equipo de Marcelo Gallardo lo consiguió cuatro veces en los últimos cinco años, en 2015, 2017, 2018 y 2019, en tanto los xeneizes llegaron en 2016, 2018 y 2019.

River-Boca, el superclásico que enciende la Copa

River Plate y Boca Juniors volverán a enfrentarse este martes (20:30 hora boliviana) en un superclásico de la Copa Libertadores casi diez meses después de la histórica final de Madrid. El Xeneize tiene nuevo técnico y una plantilla renovada. El Millonario, en cambio, mantiene la base del equipo campeón.

La última vez que los dos equipos más populares de Argentina se vieron las caras fue el domingo 1 de septiembre de este año, en la quinta jornada de la Superliga Argentina (0-0).

Ese empate sin goles en el Monumental fue el primer partido entre ambos tras la histórica final de la Copa Libertadores que ganó el River Plate por 3-1 en el Santiago Bernabéu el 9 de diciembre de 2018.


Además, sirvió de preámbulo para los dos encuentros de la Copa Libertadores que se jugarán en octubre.

El entrenador del Boca Juniors, Guillermo Barros Schelotto, que fue bicampeón de la Superliga Argentina, dejó el banquillo poco después de perder la final de la Liberadores ante el Millonario y fichó por Los Ángeles Galaxy, de la MLS estadounidense.

En su lugar llegó Gustavo Alfaro, que, a diferencia del 'Mellizo', prioriza la defensa sobre el ataque. También abandonaron el club siete titulares: Darío Benedetto (Olympique de Marsella), Nahitan Nandez (Cagliari de Italia), Lisandro Magallán (Ajax de Holanda), Lucas Olaza (Celta de Vigo), Wilmar Barrios (Zenit de Rusia), Cristian Pavón (Los Angeles Galaxy) y el capitán Pablo Pérez (Independiente).

Además, varios suplentes dejaron el equipo. Los más emblemáticos son el defensa Leonardo Jara, el centrocampista Fernando Gago y el portero Agustín Rossi.

Jara, que ingresó en el segundo tiempo del partido de vuelta, se fue al DC United de la MLS, Gago, que jugó pocos minutos en Madrid por una lesión, pasó al Vélez y Rossi, titular en el partido de ida, ahora es el portero del Lanús.

El centrocampista italiano Daniele De Rossi, el volante ofensivo Eduardo Salvio, el centrocampista Alexis Mac Allister, el delantero venezolano Jan Hurtado y el goleador Franco Soldano son algunos de los fichajes que realizó el club para renovarse.

El River Plate, en cambio, mantuvo a Marcelo Gallardo en el banquillo y buscó modificar lo menos posible la alineación.

Solo dos de los titulares en Madrid abandonaron el club.

Gonzalo 'Pity' Martínez, autor del tercer gol en el encuentro que el Millonario ganó por 3-1, fichó por el Atlanta United, de la MLS, y el zaguero Jonatan Maidana, uno de los jugadores más ganadores y queridos por los hinchas, pasó al Toluca mexicano.


Además, el delantero uruguayo Rodrigo Mora se retiró y el defensa uruguayo Camilo Mayada se fue al San Luis mexicano. Ambos eran suplentes. El zaguero chileno Paulo Díaz fue el único fichaje del equipo en este mercado de pases.

Boca Juniors y River Plate se enfrentaron a fines de 2018 en la final de la Copa Libertadores de ese año.

El partido de ida, jugado en la Bombonera, finalizó 2-2. Ramón '"Wanchope" Ábila y Darío Benedetto hicieron los goles del Xeneize y Lucas Pratto y Carlos Izquierdoz, en propia puerta, los del Millonario.

La vuelta, que debía jugarse en el Monumental, se disputó en el Santiago Bernabéu porque un grupo de hinchas de River Plate atacó a piedrazos y botellazos el autobús rival y lastimó a algunos jugadores cuando se dirigían al estadio.

River Plate y Boca Juniors se enfrentarán en el Monumental el martes 1 de octubre a las 21:30 local (20:30 hora boliviana) en la ida de las semifinales de la Copa Libertadores.

La vuelta será el martes 22 del mismo mes en la Bombonera y el ganador se enfrentará en la final al Gremio o al Flamengo.

viernes, 27 de septiembre de 2019

Conmebol hace control antidopaje a River y Boca

Emisarios de la Conmebol les realizaron ayer, jueves, controles antidopaje sorpresa a los jugadores de River Plate y Boca Juniors, a cinco días del partido de ida de las semifinales de la Copa Libertadores que jugarán en el estadio “Monumental” de Buenos Aires.

Ambos equipos evitaron aclarar qué jugadores debieron someterse a los controles, habituales en este tipo de competencias.

Tanto River Plate como Boca Juniors se entrenaron ayer, jueves, a puertas cerradas.

El Millonario y el Xeneize se enfrentarán en el Monumental el martes 1 de octubre a las 21.30 local (20:30 del miércoles) en la ida de las semifinales de la Copa Libertadores.

La vuelta será el martes 22 del mismo mes en la Bombonera y el ganador se enfrentará en la final ante Gremio o Flamengo.


martes, 24 de septiembre de 2019

Detienen a diez ´barrabravas´ de River Plate con 13 "armas de guerra"

Juan Manuel Lugones, secretario ejecutivo de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevide), dijo este lunes que efectivos policiales detuvieron el domingo por la noche a diez ´barrabravas´ (ultras violentos) de River Plate con "13 armas de guerra".

Lugones aseguró en rueda de prensa que se realizaron 28 allanamientos y que se incautaron 13 armas de guerra, municiones, drogas y una pistola perteneciente a la Policía Federal, además de banderas y tambores de River Plate.

El secretario ejecutivo de la Aprevide, que depende del Ministerio del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, señaló que tenían "el dato" de que un grupo de ultras violentos "se preparaba y juntaba armas" para "enfrentarse" con otro grupo este domingo.

"Se trata de la interna de la barra de River por cuestiones de negocios, con el superclásico contra Boca en la mira, para intentar recaudar como lo quisieron hacer el año pasado", remarcó Lugones.

River Plate, que este domingo cayó por 1-2 en su estadio ante Vélez Sarsfield por la séptima jornada de la Superliga Argentina, se enfrentará a Boca Juniors en las semifinales de la Copa Libertadores.

El partido de ida será el 1 de octubre y el de vuelta el 22 del mismo mes.

Lugones también pidió "disculpas a los hinchas de River heridos" el miércoles pasado durante un operativo horas antes del encuentro ante Godoy Cruz que se jugó en la provincia de Buenos Aires.

"Si hubo algunos policías que no estuvieron a la altura y que mancharon el uniforme quedarán afuera. El tema tengo entendido que lo lleva asuntos internos de la Policía. Pero también hubo cinco policías que salieron lastimados el miércoles pasado", indicó.

Entre los simpatizantes del "millonario" heridos por la policía se encuentra Gonzalo Maidana, primo del exfutbolista de River Plate Jonatan Maidana, que ahora juega en el Toluca mexicano.

"Hay cuestiones a corregir y cuando salen mal hay que hacerse cargo de las circunstancias, por eso pedimos disculpas a los familiares de quienes volvieron heridos a sus casas", concluyó Lugones.

Boca vapuleó a River en el primer superclásico profesional femenino

Este 24 de septiembre de 2019 no quedará como un día más para el fútbol argentino ya que, en La Bombonera, se disputó el primer Superclásico femenino de la era profesional. En el marco de la primera fecha del torneo de Primera División de la categoría que organiza la AFA, Boca goleó por 5-0 a River y se quedó con los tres puntos.

Con casi 4.000 personas en las tribunas del Estadio Alberto J. Armando, el elenco dirigido por Christian Meloni se mostró superior a su rival en los primeros minutos del partidos y acechó en varias oportunidades el arco riverplatense gracias a su juego vertical y el desequilibrio de sus jugadoras.

Yamila Rodríguez fue la delantera que más dolores de cabeza le causó a las defensoras del Millonario a lo largo de la primera parte. En cada avance del equipo local, la número ’11′ no tuvo problemas para desmarcarse y ganar en cada envío al área, ya sea por tierra o en forma de centro por el aire.

Por el otro lado, el combinado dirigido por Daniel Reyes apenas contó con dos llegadas de peligro, producto de dos malas acciones de la portera Laurina Oliveros. La número ‘1′ tuvo problemas para controlar con sus manos un remate, primero, y un tiro de equina, dejando la pelota viva dentro de su área. Sin embargo, las jugadoras millonarias no fueron precisas a la hora de definir y no capitalizaron su oportunidades.

El Xeneize continuó siendo superior a su adversario y llegó al gol gracias a un centro tirado por Fabiana Vallejos y cabeceado por Florencia Quiñones. La ex Barcelona mandó la pelota al fondo de la red con un potente cabezazo y así consiguió el 1-0 a favor de su equipo antes del descanso.

En el complemento, lejos de conformarse con el resultado, el dueño de casa doblegó esfuerzos y pasó por arriba a su adversario. A los 11 minutos, Vallejos mandó un centro al área, Andrea Ojeda la peinó adentro del área chica y Fanny Rodríguez, que había ingresado en el final de la primera parte en lugar de Yamila Rodríguez, definió para poner el 2 a 0. La número ’17′ hizo efectiva la ley del ex ya que el torneo pasado lo disputó con la camiseta del elenco de Núñez.

La intensidad de Boca continuó a lo largo de todo el segundo tiempo. Primero Vallejos estrelló un remate de tiro libre en el travesaño de Chiribelo, pero después tuvo revancha al hacerse cago de un penal generado por Rodríguez y con un remate fuerte cruzado anotó el tercero.

Con River desesperado por buscar el descuento y desordenado defensivamente, el local sacó ventaja con pelotas recuperadas y tirando pases largos para que Rodríguez se imponga con su velocidad. La ’17′ ingresó con pelota dominada al área, enganchó de derecha y estampó con un fuerte zurdazo el cuarto gol de la tarde.

Ya en tiempo de descuento, tras una gran asistencia de Ludmila Manicler, Fanny Rodríguez metió su tercer tanto del partido y decretó el 5 a 0 en la Bombonera.

Con este resultado, Las Gladiadoras, el apodo del equipo de Boca, sumó sus primeros tres puntos en esta nueva temporada profesional y se alza como una de las candidatas al títulos, teniendo en cuenta que el campeonato pasado quedaron en segundo lugar y son el máximo ganador de títulos con 23 en su haber.

Por el otro lado, River, que también obtuvo el subcampeonato el torneo pasado, deberá dar vuelta la página y dejar este mal resultado atrás para enfocarse en lo que será la próxima fecha ante Platense.

Vale recordar que el torneo se dividirá en dos partes. En la primera, que será a una ronda de todas contra todas en 17 fechas, marcará el futuro de cada institución. Los primeros ocho equipos disputarán la Zona campeonato (serán dos ruedas y dictaminará quién será la campeona) y la Zona Permanencia, entre los que queden del 9° al 17° (los últimos tres bajarán de categoría).