martes, 11 de diciembre de 2018

Marcelo "Napoleón" Gallardo, el líder de River que no deja de hacer historia

Marcelo Gallardo no se cansa de hacer historia en River Plate.

Tras ganarse el cariño de los hinchas en su etapa como jugador se sentó en el banquillo y convirtió al "millonario" en una máquina de ganar títulos, sobre todo internacionales.

Antes de que Gallardo se convirtiera en entrenador, River Plate tenía cinco títulos internacionales: las Copas Libertadores de 1986 y 1996, la Intercontinental de 1986, la Supercopa de 1997 y la Interamericana de 1987.

Desde su llegada al banquillo de River, el club ganó seis títulos internacionales: la Copa Libertadores de 2015 y de 2018, la Recopa Sudamericana de 2015 y 2016, la Copa Sudamericana de 2014 y la Suruga Bank de 2015.

La conquista de la Copa Libertadores, este domingo en Madrid a expensas de su más enconado rival, Boca Juniors, ha dejado a Gallardo con nueve títulos y lo tornan en el entrenador más exitoso de la historia del club junto a Ramón Díaz.

Sin embargo, de los nueve campeonatos de Díaz, solo dos son internacionales.

Contando su etapa como jugador y como técnico de River, suma 17 títulos, cinco menos que Ángel Labruna, el ídolo máximo del club.

Gallardo, conocido como ´el muñeco´, en los últimos años se hizo conocer como ´Napoleón´ por su astucia para ganar las "batallas", especialmente los duelos de eliminación directa.

El entrenador, de 42 años, rechazó varias ofertas para dirigir en el exterior y rechazó públicamente ser considerado como un posible seleccionador de Argentina porque tiene diferencias con los actuales directivos de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

El presidente de River Plate, Rodolfo D´Onofrio, y el director deportivo, el uruguayo Enzo Francescoli, aseguraron este domingo, tras la consagración en Madrid, que Gallardo continuará en 2019.

Como todo buen líder, Gallardo forjó un equipo de trabajo que incluso puede funcionar sin él al mando.

En Madrid, el segundo entrenador, Matías Biscay, tuvo que hacerse cargo del equipo porque Gallardo estaba suspendido.

El resultado ya es conocido: victoria por 3-1.

Biscay también tuvo que dirigir el partido de ida de la final que se jugó en la Bombonera y que terminó igualado 2-2.

Los dos partidos en los que el cuerpo técnico cumplió sin él en el banquillo, no son la excepción, sino la regla.

Biscay lo reemplazó en ocho partidos, de los cuales ganó cinco y empató tres.

La próxima "batalla" de ´Napoleón´, tras conquistar la capital española, será el 18 de diciembre en los Emiratos Árabes Unidos.

Ese día River Plate debutará en las semifinales del Mundial de clubes ante el ganador del partido que enfrentará al Esperance de Túnez, campeón africano, y al vencedor de la eliminatoria previa entre el Al Ain local y el Wellington neozelandés.

En la otra semifinal están el Real Madrid, que enfrentará al Kashima Antlers japonés o el Guadalajara mexicano. Si River Plate gana este torneo, Gallardo superará a Díaz como el entrenador más ganador de River Plate y se acercará un poco más a Labruna, el, por lo menos hasta ahora, ídolo máximo del club.

Boca regresó a Buenos Aires en silencio

Los jugadores de Boca Juniors regresaron ayer en silencio a Argentina tras perder la final de la Copa Libertadores en Madrid ante su clásico rival River Plate y comenzarán sus vacaciones ya que no tienen partidos previstos hasta enero de 2019.

Los subcampeones de América llegaron al aeropuerto bonaerense Ministro Pistarini, ubicado en Ezeiza, ayer a mediodía y no hablaron con la prensa.

El centrocampista Fernando Gago, quien este domingo se retiró lesionado, no se subió al autobús junto a sus compañeros y se fue primero en un auto particular.

Ningún hincha del Xeneize se acercó al aeropuerto a recibir al equipo, que volverá a los campos recién el año que viene.

Boca Juniors jugará el último fin de semana de enero ante Newell’s Old Boys por la Superliga argentina.

Sin embargo, antes deberá disputar dos partidos adeudados: uno ante San Martín de San Juan, que lucha por mantener la categoría, y otro ante Atlético Tucumán, que es tercero con 28 puntos.

Estos encuentros todavía no fueron programados.

En la liga local, el Xeneize es quinto con 24 puntos, a doce del líder Racing Club, que tiene 36 unidades.

Lo más probable es que el entrenador Guillermo Barros Schelotto no renueve su contrato y que Boca Juniors tenga un nuevo técnico en estos encuentros.

Medios de prensa digitales, como el periódico deportivo Olé, publicó una nota donde hace referencia a los nombres que surgieron en las últimas horas como candidatos a conducir al equipo más popular de Argentina.

Los rumores vinculan a Gabriel Heinze, Gustavo Alfaro y Antonio “Turco” Mohamed como candidatos a dirigir Boca.

Los dos primeros se encuentran trabajando en clubes de ese país. Heinze es técnico de Vélez Sarsfield, mientras que Alfaro dirige a Huracán. El único de estos tres que está libre es Mohamed, quien recientemente se desvinculó del Celta de Vigo español, debido a que los resultados no acompañaron al mencionado entrenador, quien anteriormente tuvo un paso exitoso por el fútbol mexicano.

River Plate, por su parte, se quedó en Madrid y viajará desde allí directamente a los Emiratos Árabes Unidos para disputar el Mundial de Clubes.

EFE y EL DIARIO

Gago se rompió el tendón de Aquiles

El volante de Boca, Fernando Gago, sufrió la rotura del tendón de Aquiles derecho en la final de la Copa Libertadores que conquistó River, informó el club xeneize a través de Twitter.


Es la tercera vez que Gago se rompe el tendón jugando ante River en menos de cuatro años y la cuarta lesión de gravedad que sufre en ese tiempo.
“Parte médico: Fernando Gago: Rotura tendón de Aquiles derecho. #FuerzaFernando”, publicó Boca. /EFE

Pratto: “Me van a tener que echar”

Lucas Pratto será intocable en River por muchos años. Cuestionado hasta hace poco, por el precio de compra (11.500.000 euros al San Pablo), hasta había perdido el puesto. Sus dos goles a Boca en la serie de la final lo dejan instalado en el altar para los hinchas millonarios.



“Estoy muy feliz acá. Se lo dije a mucha gente. Se lo dije a la dirigencia, me van a tener que echar para que me vaya de River”, dijo Pratto. /Olé

Tras la final, algunos levantaron los brazos, otros besaron la lona

Terminaron los fastos de este exotismo que fue trasladar la final de la Copa Libertadores a España. Dentro del resultado deportivo hubo quien levantó los brazos y quien besó la lona. Y en los escritorios, también hubo ganadores y perdedores. Y quien salió hecho.

Alejandro Domínguez: El estropicio que impulsó en Núñez forzando a que el partido suspendido se jugara lo antes posible, quedó empatado. Hizo un negocio económico formidable para la Conmebol y no dejó fuera a River y a Boca. Como la final salió bien, ensanchó la espalda ante la FIFA.

Florentino Pérez: Quedó como un magnifico anfitrión, a la altura de la historia del Real Madrid que preside. Colgó una medalla en las vitrinas de su club y quedó como embajador del fútbol español. No se sabe si también tuvo influencia económica y si el Madrid obtuvo rédito económico.

La Liga: Co-organizó el partido con la Conmebol. Y salió redondo. No hubo una mancha en lo deportivo. Ganó en imagen y le sirve para expandirse como referente en el mundo. Tiene proyectado jugar Girona-Barcelona en Miami el 6 de enero, aún en litigio con la Federación. Tiene un buen argumento con el impacto publicitaria del River-Boca.

España y Madrid: Como país reforzó los vínculos históricos con Argentina. La capital dio muestra de su capacidad para garantizar seguridad a un evento que venía precedido de tambores de guerra. Y Madrid recogió alrededor de 20 millones de euros de ganancia por la llegada de público durante el fin de semana.

Marcelo Gallardo: Segunda Libertadores en cuatro años. Esta, nada menos que ante Boca. Incuestionable para el hincha de River. No haber ganado un torneo local no es una deuda sino un próximo objetivo. Ahora es más apetecible para clubes del exterior.

Rodolfo D’Onofrio: Puede jactarse de que lleva la Copa a los hinchas, aún en las peores condiciones. No tuvo margen para negociar la localía y debió aceptar la mudanza. El triunfo borra todo. Y es un espaldarazo si quiere lanzarse a la política.

Guillermo Barros Schelotto: Le tocó perder en la apuesta más importante. Puede pasar. No debería ser evaluado por la final del Bernabéu, solamente, pero seguro que pesará en forma adversa.

Daniel Angelici: Perdió por nocaut. Se le rebeló el plantel. Declarar una cosa con firmeza y debió aceptar otra, superado por la relación de fuerzas con el Conmebol. Esas circunstancias previas, el 1-3 y el crecimiento de un río paralelo a su gestión en la boca del gobierno político para el año que le queda por mandato.

Chiqui Tapia: Presidente de la AFA. En la cena de gala en el restaurante del Real Madrid dijo que se abstuvo en la votación que decidió traer la final a España. Por lo bajo, las dirigencias de River y de Boca lo acusan de haberle dejado servido el negocio a Domínguez, Pérez y a los intereses de la TV que emitía la final.

Lucas Pratto: Costó 12 millones de dólares, una fortuna para el mercado argentino. Lo que se acaba de hacer en las dos finales con las palabras clave en la Bombonera y el Bernabéu.

Leonardo Ponzio: Cierra un ciclo estupendo en River, club al que regresó cuando el equipo jugaba en la B Nacional. Se corona como capitán del campeón de la Libertadores.

Esteban Andrada: Símbolo de una situación que terminó en derrota. No confiaban en Rossi y lo trajeron para la Copa. Por su lesión ante Cruzeiro no pudo jugar la ida en la que Rossi anduvo muy bien. En el Bernabéu tuvo un fallo clave que derivó en el gol de Quintero. No perdió él la Copa, pero es el reflejo del momento de Boca.

Nahitan Nandez: Cuestionado porque juega menos de lo que pone, en la final dejó la vida y fue ejemplo para un grupo que en algunos pasajes dio muestras de flaqueza anímica. Si alguien no tiene nada que reprocharse, es el uruguayo.

Mauro Zárate: Dejó al club que lo formó y en el que era muy querido, seducido por jugar (y ganar) la Copa. No pudo ser campeón, responsabilidad repartida con todo el grupo. De las dos finales solo jugó unos minutos en la ida, en el Bernabéu no fue tenido en cuenta.

Marcelo Gallardo “Ahora la exigencia es la de ganar el Mundial de Clubes”

“Por todo lo que vivimos, regalarle esta victoria al hincha de River fue una caricia y un abrazo al corazón. Fue para todos los hinchas que no pudieron tener la posibilidad de ver a su equipo en su estadio. Después de tantas cosas vividas, sabíamos que estábamos ante la posibilidad de brindarle esto a todos los hinchas de River”, manifestó Marcelo Gallardo en su primera entrevista pública -a Radio Rivadavia- tras la consagración en Madrid.

“Siempre hay cosas para pensar. No se termina acá, esto continúa. El hincha de River va a exigir ganar en Abu Dabi, y cuando volvamos, ganar un partido de verano y conformar un buen plantel para lo que viene”, agregó el Muñeco que ya entregó la lista de 23 futbolistas para afrontar la competencia y mañana encabezará el grupo que partirá rumbo a Emiratos.

El Muñeco, quien estuvo obligado a observar el partido desde un palco del estadio Santiago Bernabéu a causa de la suspensión que arrastraba, resaltó: Este es uno de los momentos más felices, por lo que representó para todos. Y por el significado que tiene para todos los hinchas, esto es algo imborrable y eterno”.

Sobre los 120 minutos de esta superfinal, Gallardo opinó: “Sabíamos que juego iba a proponer Boca: esperando y tratando de aprovechar el contragolpe. Aunque no pensamos que se iban a resguardar tanto. De entrada hubo muchos nervios y poca precisión, en los dos equipos. Un Boca cerrado nos provocó fallar en los pases. Insistimos y en el segundo tiempo nos pusimos en partido, con el primer gol que fue un golazo. Sabíamos que teníamos que seguir insistiendo, que se nos iba a dar”.

“Estar o no el banco es algo anecdótico, porque somos un grupo de trabajo y yo me siento parte de este grupo. Venimos trabajando con una fuerza muy grande”, afirmó. Y hasta bromeó: “Ya me estoy acostumbrando”.

En esta entrevista radial, al día siguiente de la gran consagración, el técnico de River no reveló si la decisión del ingreso de Juan Fernando Quintero la tomó él o Matías Biscay. “Estamos en momentos de mucha susceptibilidad, por eso no quiero ahondar en quién hizo el cambio. Como entrenador cuando se inicia el partido uno no tiene mucho para hacer, salvo ajustar algunas cositas que tienen que ver con el desarrollo”, contó.

Gallardo se refirió a su colega Guillermo Barros Schelotto: “No somos amigos pero tenemos una relación de habernos enfrentado como futbolistas, más allá de que cada uno defiende sus colores. Al final del partido lo saludé. Soy consciente del dolor que causa una derrota y soy respetuoso. Le di la mano y le hice un comentario”.

River festejó en Madrid antes de ir Abu Dabi

La Copa Libertadores conquistada en el Santiago Bernabéu frente a Boca Juniors ha dejado una resaca triunfal en el conjunto porteño, que disfruta este lunes de una jornada tranquila de descanso antes de marcharse el martes de Madrid rumbo a Abu Dabi, dónde disputará el Mundial de Clubes.

La celebración por el título fue larga para River Plate y se extendió durante gran parte de la madrugada del domingo al lunes en una sala de fiestas de la capital a la que acudieron los jugadores con familiares y amigos.

Aún así, el mismo hermetismo que ha rodeado a River Plate desde su llegada a Madrid el pasado 6 de diciembre se sigue manteniendo. Desde que aterrizaron en la capital española solo abrieron a la prensa uno de sus entrenamientos, el entrenador no atendió a medios de comunicación en la víspera y su agenda se fue filtrando con cuentagotas en las redes sociales.

Los que sí celebraron en las calles de Madrid el título de Copa Libertadores fueron los aficionados de River Plate en la Puerta del Sol, centro neurálgico de la capital española.

Antes de emprender rumbo a Abu Dabi el martes para disputar el Mundial de Clubes, los jugadores de River Plate disfrutan en Madrid de un día tranquilo para estar en compañía de familia y amigos.